viernes, 11 de marzo de 2022

250. ESTACIÓN DE GIJÓN - ROSARIO DE ACUÑA

 

En los inicios del presente mes,  Raquel Sánchez Jiménez, ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, dio a conocer que el Gobierno del que forma parte tiene intención de modificar la nomenclatura de algunas de las principales estaciones ferroviarias de España, que a lo largo de este año se propone ponerles nombres de mujeres a las que la historia «ha invisibilizado». Pocos días después en Gijón se puso en marcha una iniciativa para conseguir que la estación de ferrocarril de Gijón fuera una de las incluidas en la lista del Gobierno y pasara a denominarse oficialmente ESTACIÓN DE GIJÓN - ROSARIO DE ACUÑA.

Como no podía ser de otra manera, este espacio dedicado a esta ejemplar mujer se suma a esta iniciativa dedicando este comentario, que hace el número 250 de los publicados, a reproducir el texto de la petición que ha sido publicada en la plataforma change.org. Dice así:


Imagen que ilustra la campaña de firmas para lograr que la estación de ferrocarril de Gijón pase a denominarse ESTACIÓN DE GIJÓN -ROSARIO DE ACUÑA

 

Parece ser que el Gobierno pretende cambiar la denominación oficial de varias estaciones de la red ferroviaria para ponerles nombre de mujer. ¿Qué mejor nombre para la de Gijón que el de una ilustre gijonesa cuya memoria, sepultada durante décadas, ha sido al fin rescatada del olvido? 

Rosario de Acuña (Madrid, 1850 – Gijón, 1923) nació madrileña pero quiso ser gijonesa: en Gijón vivió la última etapa de su vida y en su cementerio civil está enterrada. La suya fue una vida intensa y ejemplar. Lo abandonó todo, la confortable vida que su nacimiento le había deparado, la prometedora carrera que como poeta y dramaturga le auguraban tanto la crítica como el público, y lo hizo para convertirse en una tenaz defensora de la libertad de conciencia, en una incansable luchadora frente a la superstición y el oscurantismo, contra la postración de la mujer y en defensa de los más desfavorecidos, labor en la que alcanzó un protagonismo como pocas mujeres tuvieron en la España de la época. 

En Gijón se reafirmó su compromiso social. No se podría hablar de su etapa gijonesa sin mencionar el decidido apoyo que dispensa a quienes más sufren y padecen: los presos, las mujeres agredidas, la infancia sin futuro, los pescadores abandonados a su suerte, los soldados que combaten en la Guerra de Marruecos o en las trincheras europeas de la Primera Guerra Mundial… El día de su entierro, buena parte del pueblo gijonés se echó a las calles para acompañar en agradecida procesión a su ilustre convecina. Años después una de sus dirigentes escribió no menos agradecida lo que sigue: «Recordamos con admiración su trabajo, sus reivindicaciones laborales, políticas y sociales, su obra artística y literaria. Su memoria se perpetúa desde el cariño, la admiración y el reconocimiento, manteniendo vivo su pensamiento feminista que ha contribuido a hacer de Gijón la ciudad que hoy es». 

Razones no faltan (véanse más en www.rosariodeacuna.es ⇑) para que la estación de ferrocarril gijonesa pase a denominarse Estación de Gijón – Rosario de Acuña


Hasta aquí el texto que da soporte a la campaña. Solo queda por añadir que quienes quieran sumarse a esta petición con su firma no tienen más que pulsar AQUÍ (⇑)





También te pueden interesar


Portada del Boletín de la Escuela Moderna Sin una escuela igualitaria y laica el futuro no será el que deseamos
A finales del siglo XIX la gran mayoría de quienes habitaban España no sabían ni leer ni escribir. Los datos del Censo de 1887 reflejan que alrededor de las dos terceras partes de la población eran analfabetas, también que existen grandes diferencias entre hombres y mujeres...



Fábrica de Tabacos, Gijón. Operarias del taller de cigarrillos superiores. Julio Peinado, 1906. (Museo del Pueblo de Asturias) 231. Las hermanas de Rosario de Acuña
Compañeras eran para ella las mujeres. Así, desde el plural, desde el «nosotras», entendía ella la emancipación de la mujer, lo cual representa una sensible diferencia con otros planteamientos, quizás más individualistas, que al respecto mantenían algunas...



Libertad-reacción. Caricatura publicada en El Motín en 1882 194. La batalla de El padre Juan
Cumple cuarenta años el primero de noviembre del año 1890 y ese parece el momento elegido para abandonar la lucha activa, para dar por concluida su campaña en Las Dominicales. Así lo había manifestado tiempo atrás («solo me quedan tres años...




Fotografía de una manifestación anticlerical celebrada en Lisboa en 1912134. Proceso, exilio e indulto
La autora de aquellas ácidas palabras, «de lenguaje viril», como ella misma las calificaría tiempo después, no podría menos que sorprenderse por la trascendencia que tomaba el asunto. Las cosas se ponían difíciles y no tuvo más remedio...



Un anuncio de los productos de su granja publicado en El Cantábrico37. Huevos para incubar
A lo largo de la última década del siglo XIX la vida cotidiana de Rosario de Acuña va a experimentar un profundo cambio, como consecuencia de las decisiones tomadas años atrás: ha pasado a ser una republicana, masona y librepensadora cuyos artículos...