domingo, 28 de diciembre de 2025

Presentación


Fotografía de Rosario de Acuña en la Sierra de la EstrellaA finales de los sesenta del pasado siglo pocos eran los que podían decir cosa alguna de Rosario de Acuña y Villanueva. Apenas habían pasado cuatro décadas desde su muerte y su memoria parecía haberse desvanecido. Hubo quien, no obstante, atraído por el eco lejano de su nombre, se adentró voluntarioso entre la neblina para intentar encontrar algún rastro de esta mujer cuyo nombre permanecía incrustado en los acantilados gijoneses. Patricio Adúriz, uno de los entusiastas investigadores de entonces, lo contaba así en la primera de las cinco entregas publicadas por el diario El Comercio en febrero de 1969 (⇑):

Hace muchos años que nos veníamos preguntando ¿quién era Rosario Acuña? Esa ignorancia nuestra, compartida por el común de los gijoneses, vino a ser como una obsesión lacerante. Y es el caso que es una realidad que teníamos ahí, al alcance de la mano. Frases como ésta: estuve por Rosario Acuña, o, fui a dar un paseo hasta Rosario Acuña, se repiten, al cabo del año, miles de veces. A muchos, no obstante, este que vino a ser topónimo con carta de naturaleza entre nosotros, no les espoleaba la curiosidad. A otros, sin embargo, sí. Y éramos muchos los curiosos por lo que pude apreciar andando el tiempo.

Un día, entrado este invierno fui hasta el cementerio de Ceares. Quise localizar la tumba de esa mujer cuyo recuerdo, sin decirnos nada, nos atraía no sé por qué. La tarde, lluviosa y gris, daba la impresión de envolverlo todo en un aire de misterio. Los zapatos al hollar el verde césped embebido en agua, chapoteaban sordamente. Hubo vacilación porque, al pronto, no dimos con su tumba. Luego, con más parsimonia, dimos con ella. Casi a ras de tierra. Casi adosada contra el muro. Casi sin nada que la hiciese reconocible a no ser una escueta y menuda lápida con esta inscripción: en tres renglones: Rosario Acuña. Escritora ilustre. 1851-1923. Nada más. Así, a secas.


Han pasado cuarenta años desde entonces, y a lo largo de este tiempo las cosas han mejorado bastante. Gracias a las aportaciones del señor Adúriz y de cuantos le sucedieron en el empeño (Amaro del Rosal, María del Carmen Simón Palmer, Luciano Castañón, Sara Suárez Solís, José Bolado, Elvira María Pérez-Manso, Mauro Muñiz,  María Teresa Álvarez, Christine Arkinstall, Pedro Álvarez Lázaro,  María José Lacalzada, José Ramón Saíz Viadero, Matilde Camús, Daniel Palacio, Ana María Díaz Marcos, Íñigo Sánchez Lama,  Esther Zaplana,  Luis Roda, María de los Ángeles Ayala, Javier Ramos, Solange Hibbs-Lissorgues, Aquilino González Neira, Marta Fernández Morales, Elena Hernández Sandoica o Macrino F. Riera, autor de estas líneas así como de los libros Rosario de Acuña en Asturias  (⇑)Rosario de Acuña y Villanueva. Una heterodoxa en la España del Concordato (⇑), ¿Quién fue Rosario de Acuña? (⇑)  y de Rosario de Acuña ⇑), ahora conocemos mucho mejor quién fue esta ilustre librepensadora y qué papel desempeñó en la soterrada, o no tanto, batalla ideológica que se vivió en España durante el Periodo Interrepublicano (1875-1931). Puesto que entre todos, cada uno con sus aportaciones, hemos conseguido reconstruir los hitos más importantes de su biografía y recuperar buena parte de su obra, (pueden econtrarla en: Rosario de Acuña. VIDA y OBRA (⇑), una página con pretensiones de actualización continua) creo llegado el momento de pasar al análisis de cuanto conocemos. Os invito a ello.

miércoles, 14 de octubre de 2020

221. La Academia de papel

¿Qué sabemos de la Real Academia Española? ¿Quiénes la integran? ¿Cuál es el procedimiento que se sigue para el ingreso en la misma? ¿Cuántos años lleva funcionando? ¿Cuáles son las fuentes de su financiación? ¿Qué capacidad normativa tiene?... Si alguien saliera a la calle e interrogara a quienes encontrara al paso con éstas u otras preguntas similares, no sé cuantas recibirían una respuesta que pudiéramos considerar aceptable. Quizás lo primero que habría que hacer para conseguir la colaboración de las personas interrogadas sería facilitarles algunas pistas acerca de la actividad que le es propia a la citada institución, pues en su denominación y contrariamente a lo que es habitual nada hay que así lo indique. Probablemente fuera necesario mencionar algunas sugerentes palabras: «lengua», «diccionario»... tal vez pudiera servir también el lema que ya figuraba en la primera edición de sus estatutos: «Limpia, fija y da esplendor».  

 
Acaso entonces, sabiendo ya a qué institución nos estamos refiriendo, alguien se atreviera a decirnos el nombre de algún académico o académica, habida cuenta de que entre los cuarenta y tres que la integran actualmente los hay de conocidas autoras, renombrados articulistas y algún Premio Nobel de Literatura. Si a pesar de ello y a tenor de las respuestas obtenidas, concluyéramos que la Academia (de la Lengua) no es en la actualidad muy conocida, ¿qué podríamos pensar de lo que habría sucedido si estas mismas preguntas las hubiéramos formulado a quienes deambulaban por las calles patrias cien años atrás?, dado que por entonces gran parte de la población no estaba muy familiarizada con la lengua escrita, pues el cincuenta y nueve por ciento era analfabeta, por más que la voz «analfabetismo» no figurara en ninguna de las ediciones del Diccionario hasta que lo hiciera en la de 1925.
 
Bien; no hay problema. Retrocedamos todos esos años en el calendario y situémonos en 1917. El veintiséis de enero de ese año de gracia, el diario madrileño El Imparcial dedica un lugar destacado de su portada a la Academia. Cuenta que es una institución creada en el Antiguo Régimen, con unas bases y funcionamiento que permanecen ancladas en el pasado, ajena a los influjos del «aura vivificadora de la democracia», y pone en duda que sus integrantes sean los más idóneos, los más capaces, para la alta misión que tiene encomendada, concluyendo con una frase muy socorrida: «Ni están todos los que son, ni son todos los que están». Para probarlo –dice– nada mejor que utilizar el sistema suizo de referéndum y consultar a sus lectores al respecto. Les pide el envío de una lista con los treinta y seis escritores, oradores, poetas, dramaturgos y eruditos que, a su entender, deberían integrar la Academia Española. Las personas interesadas en participar tendrán varias semanas de plazo para hacer llegar sus propuestas, pues la consulta concluirá el 15 de abril, el día señalado para publicar el resultado final. Aunque el diario no se olvida de solicitar el apoyo de sus colegas en tan clarificadora empresa, conviene recordar que El Imparcial se edita también en Barcelona, Bilbao, Murcia y Sevilla, y es promotor y estandarte de la Sociedad Editorial de España que agrupa a otras conocidas cabeceras como  Heraldo de Madrid, El Noroeste de Gijón o El Defensor de Granada, con una tirada diaria conjunta de más de cuatrocientos treinta y cinco mil ejemplares. 
 
Desde el primer momento unos cuantos periódicos se suman a la iniciativa emprendida por El Liberal, de manera tal que la Academia, los académicos y el sistema de elección que se sigue para su nombramiento ocupan la atención de la prensa durante aquellas semanas. Varios son los escritores que son llamados para dar su opinión al respecto. Ramón María del Valle Inclán dice en una entrevista que los hombres van a la Academia por tres motivos: por conveniencia, por vanidad o por debilidad de carácter para rechazar ser académicos. Pío Baroja muestra su más absoluto desinterés por todo lo que tenga que ver con la Academia: nunca le preocupó y no sabe lo que hace o lo que deja de hacer. Entre los que ya son miembros,  los hay que ven con buenos ojos la consulta; tal es el caso de Benito Pérez Galdós que cree que debe de ser tenida en cuenta por los académicos en futuras elecciones; otros, en cambio, como Juan Antonio Cavestany, la consideran inadmisible, por cuanto la docta institución es para los consagrados y el sistema utilizado para su elección es efectivo como prueba que «todos los consagrados, los que por sus obras merecen estar en la Academia, antes o después, ingresan en ella». 
 
 
 
El País es uno de los diarios que primero se sumó a la iniciativa. Al día siguiente de hacerse pública, dedica parte de su primera plana al asunto. Defiende que la institución debe ampliar sus bases de reclutamiento, acogiendo a dos sectores que hasta el momento han estado completamente olvidados: los autores que escriben en las otras lenguas que se hablan en España y las mujeres. No rehúye Roberto Castrovido, su director por entonces, dar cuenta de la lista con los treinta y seis nombres que propone. Comienza con cuatro nombres de mujer: Rosario de Acuña («injustamente olvidada de muchos y, más injustamente, maltratada de algunos; es poetisa, autora de dramas y escritora de grandes bríos, algo parecido a don Joaquín Costa, nada menos»), Emilia Pardo Bazán («uno de los mejores novelistas y cuentistas españoles, crítico, además, y formidable polígrafo»), Blanca de los Ríos («erudito de primer orden, ilustrador de la vida de Tirso de Molina») y Sofía Casanova («literata y, sobre todo, periodista de mérito extraordinario»). Y sigue con otros treinta y dos... no, con treinta y cinco (para que no falten) de hombres. 

La inclusión de Rosario de Acuña en la lista de Castrovido no pasó inadvertida en Asturias, región en la que por entonces vivía la librepensadora. Ramón Sánchez de Ocaña se hace eco de la misma en la primera del gijonés diario El Noroeste, del cual era director. Aunque apoya la candidatura de su amiga, no por ello deja de mostrar lo inverosímil que le resultaría ver a doña Rosario rodeada de según qué académicos: «¿Qué haría la insigne creadora de El padre Juan en una reunión presidida por Maura, teniendo a la diestra a Cotarelo y a la siniestra a Pablo León?». Al día siguiente, es la propia interesada quien en un escrito titulado «¡Yo, en la Academia!» (⇑) da una respuesta contundente, no carente de ironía, a la pregunta:
 
Aparte que, para mí, ni aun suponiendo, como un ensueño de imaginación perturbada, que me pudieran ofrecer un sillón en la Academia ¿qué iba yo a hacer con semejante armatoste? Lo primero que haría sería limpiarle pulcramente con zorros, cepillo y esponja; luego, antes de sentarme en él, pondría a mi lado la escoba, el cubo de fregar suelos, la pala de lavar, el estropajo, las agujas, el hilo y unos retazos para remendar camisas y sábanas; el puchero y la sartén para poner el cocido y freír la cena; las planchas y un plumero...
 
Habida cuenta de sus palabras, parece razonable pensar que nuestra protagonista no tuviera interés alguno en conocer el resultado final del referéndum promovido por El Imparcial, que hizo público el primer día del mes de abril de ese año diecisiete. La lista muestra –como algunos ya habían anticipado– que una cosa es la opinión de una parte de la España letrada, la que ha participado en la consulta, y otra la de los miembros de la Academia, que, como es lógico, han seguido sus propios criterios a la hora de elegir a sus integrantes. Tal podemos concluir al comprobar que entre los diez primeros nombres de la lista tan sólo cuatro son ya académicos: Benito Pérez Galdós, Mariano de Cavia, Octavio Picón y  Jacinto Benavente. En cuanto a las mujeres, el voto popular parece dispuesto a franquearles la entrada que reiteradamente se les ha negado, pues no solo convierte en «académica» a doña Emilia Pardo Bazán y de la Rúa Figueroa al otorgarle 2 390 votos (cantidad suficiente para situarla en el undécimo lugar) sino que incluye a otras seis escritoras en el selecto grupo de quienes alcanzan más de mil votos. Ellas son, por orden de votación, Rosario de Acuña, Consuelo Álvarez (Violeta), Carmen de Burgos (Colombine), Sofía Casanova, Concha Espina y Blanca de los Ríos.
 
A pesar del buen resultado obtenido, la Real Academia Española no es asunto que en aquel tramo de su ya larga trayectoria le ocupe ni siquiera un momento («Ni como cuento chino, ni siquiera como motivo para pasar el rato, se me debe a mí mezclar en el tráfago de todas estas oralinas de la sociedad»). Sus intereses y esperanzas son otras. Mientras El Imparcial da a conocer el resultado de su referéndum, Europa se convulsiona por los horrores de la Gran Guerra y por el estallido de la Revolución rusa («Rusia ha despertado a la "Edad Futura"»). Se ha encendido una tea «ante cuyo resplandor se vuelcan, en las necrópolis de la historia, todos los poderíos aristócratas, todos los privilegios de clase...». España no es ajena a estos grandes cambios que se adivinan en el horizonte: los sindicatos UGT y CNT acuerdan  coordinar sus actuaciones en un pacto alcanzado en primavera; reformistas, republicanos y socialistas pactan la formación de un hipotético Gobierno provisional, del cual Melquíades Álvarez sería el presidente y Pablo Iglesias, ministro de Trabajo. Las autoridades, que están sobre aviso, extreman las precauciones y vigilan a los posibles instigadores. Los informadores de Gobernación conocen que Rosario de Acuña no solo defiende esa unidad de acción en sus escritos de manera reiterada, sino que la refrenda con su asistencia a actos conjuntos de «las izquierdas», aunque ello supusiera desplazarse hasta Madrid, tal como hace a finales de mayo para participar en el gran mitin aliadófilo que allí tiene lugar. Su nombre no sólo está en la lista de candidatas a la Academia de papel, también en el de las supuesta instigadoras de la huelga general. Durante el verano el ambiente está muy caldeado, y las autoridades están tan nerviosas que en la madrugada del 24 de julio las fuerzas del orden se presentan en El Cervigón con la orden de efectuar un registro minucioso en la vivienda de la librepensadora. A pesar de no haber encontrado absolutamente nada tras varias horas de revolver todas sus pertenencias, hay quien sigue recelando de su papel en todo lo relacionado con los preparativos de la huelga, de manera tal que el 22 de agosto, cuando en Asturias hace ya nueve días que el paro es general, la Guardia Civil vuelve a su casa para efectuar un nuevo registro.

Mujer de otro siglo, solo quise ser «poeta», desde mis siete años, en que hice el primer soneto; y, al fin, solo he conseguido ser pensadora «para mí misma», sin que por eso deje de estar sentimentalmente al lado de los sufrientes, vencidos, irresponsables o débiles y en contra de verdugos, hipócritas, brutos o vanidosos que forman la legión de los egoístas. Y solo por esta sentimentalidad escribí para el público dándoles a mis compatriotas aquello que imaginaba ser lo mejor de mi alma, sin pretender, a cambio, ni sacarles los cuartos ni siquiera esperar de ninguno el más leve pláceme.




También te pueden interesar


Cabecera del primer número de Las Dominicales197. La campaña de Las Dominicales (1884-1891)
Aunque la suya fue la vida de una luchadora, solo en una ocasión decidió enfundar la armadura; tan solo en una ocasión quiso voluntariamente acudir al «campo de glorioso combate» para luchar contra el oscurantismo reinante...



Invitación al acto de presentación en Gijón de El crimen de la calle de Fuencarral164. De la presentación de El crimen de la calle de Fuencarral
De todos los crímenes cometidos a lo largo de la historia, algunos hay que se instalan en la memoria colectiva y su recuerdo perdura a lo largo del tiempo. Tal es el caso del ocurrido en la madrileña calle de Fuencarral a finales del siglo XIX. Han transcurrido...



Fotografía del instituto Rosario de Acuña (archivo del autor)98. Y dio su nombre a un instituto
En 1994 el instituto gijonés que por entonces era conocido oficialmente como «Instituto número 9», decidió buscar otro nombre menos gris, con mayor y mejor sustancia. Surgieron varias alternativas...



Fotografía de José Nakens publicada en Crónica (3-5-1931)70. «Doña Rosario de Acuña», por José Nakens
Ha muerto esta señora; señora en todas las nobles y elevadas acepciones de la palabra. Dejó de latir aquel corazón que tanto amó a los humildes. No hizo daño a nadie y empleó su pluma, su palabra y sus escasos medios pecuniarios en auxiliar...




Dibujo de Volney publicado en Portugalete en el recuerdo: los Conde Pelayo40. «Homenaje a una mujer ilustre», por Volney Conde-Pelayo
En un rincón de la costa astur, sola, olvidada de casi todos los españoles, vive una ilustre anciana, honra de las letras española. Allá la han llevado las persecuciones de los reaccionarios, que ni aún en la ancianidad la dejan en paz, y allí vive lamentando la indiferencia...



domingo, 27 de septiembre de 2020

220. Salmerón padre, Salmerón hijo

Cuando hablamos de Nicolás Salmerón lo primero que nos suele venir a la cabeza es que fue uno de los cuatro presidentes de la Primera República y que, como sucedió con el de los otros tres, el suyo fue un Gobierno efímero, pues duró poco más de cincuenta días. Pero, evidentemente, no se acaba ahí el relato de la trayectoria vital de don Nicolás. Hay otros rasgos destacados en su biografía, algunos de los cuales resultan de interés para el objetivo de este blog, pues tienen que ver con nuestra protagonista. 

Empecemos recordando que, tras estudiar el Bachillerato en Almería y los estudios de Leyes y Filosofía y Letras en Granada, se convirtió en catedrático de la Universidad Central de Madrid con veintiocho años de edad (1866);  que se afilió al Partido Democrático y que, desde entonces, la política se entreveró con su actividad académica, perdiendo su cátedra en diversas ocasiones, bien por sufrir presidio o por el distanciamiento a que obligaba el forzoso exilio.

Exoristo Salmerón en una fotografía publicada a principios de 1916

Fue padre de una prole numerosa, aunque no todos sus vástagos traspasaron el umbral de la niñez. Del primero, también llamado Nicolás, se dice que, además del nombre, heredó de su padre su «talante político y su cultura cívica democrática». En Las Dominicales del Libre Pensamiento fue presentado como «ilustradísimo joven y fervoroso librepensador republicano»: así se decía en el texto que precedía a una carta suya publicada en el año ochenta y siete, a la cual Rosario de Acuña hizo mención en «Restos del feudalismo (Trubia)», escrito durante la larga expedición a caballo por las tierras del norte (⇑) del año ochenta y siete. Coinciden ambos en la necesidad de «redimir a nuestro pueblo del fanatismo religioso», en que las leyes españolas del momento solo sirven para que resalten más el atraso, la corrupción y la ignorancia de nuestras costumbres. En palabras del joven Nicolás: «si las leyes son retrógradas e inspiradas en un criterio reaccionario y poco expansivo, las costumbres son falsas y artificiosas, como producto de una moral errónea y detestable». Sin embargo, será con su hermano Exoristo con quien doña Rosario sintonice mejor, hasta el punto de que tanto él como su mujer Esperanza pasaron algunas temporadas en Gijón, en la casa de El Cervigón. 

Tito –que era el nombre por el cual era conocido – había nacido en París en el año 1877, en la etapa del exilio que concluyó siete años después cuando la familia retornó a Madrid. Tras estudiar en el Colegio Francés y en el Instituto San Isidro, inició los estudios universitarios que abandonará para dedicarse a la pintura y al dibujo, convirtiéndose en un afamado caricaturista, de humor mordaz, implacable con el caciquismo, la ignorancia y el fanatismo. Sus dibujos son habituales en diversas publicaciones humorísticas o satíricas, como El Gran Bufón, Gedeón o Menipo, el cínico. La combativa crítica al sistema sociopolítico que alentaba su actividad no se limitó al dibujo y la caricatura, también le llevó a desarrollar una intensa labor política. Primero en el ámbito de los partidos republicanos, más tarde en las filas socialistas (se afilió al PSOE en 1915, formó parte de la redacción de El Socialista  y colaboró en Acción Socialista) y –tras el congreso extraordinario de 1921, en el transcurso del cual se integró en el grupo de delegados partidarios de la Tercera Internacional–, ingresó en el Partido Comunista (al igual que, por cierto, hicieron otras figuras destacadas del socialismo español que mantenían o habían mantenido relaciones de amistad con doña Rosario: tal fue el caso de Virginia González (⇑) o de Isidoro Acevedo ⇑). Era también masón: se había iniciado en julio de 1913 en la madrileña logia Ibérica,  adoptando el simbólico Epicuro.

A pesar de la diferencia de edad (tenía veintisiete años menos que doña Rosario y era nueve más joven que Carlos Lamo, su compañero de vida, el buen discípulo ⇑) tenía muchos puntos de coincidencia con su anfitriona: la masonería, el republicanismo, la lucha contra el oscurantismo y el caciquismo... incluso su común posición aliadófila en la Gran Guerra (ella no había dudado en desplazarse de Gijón a Madrid para asistir al gran mitin celebrado en la plaza de toros en el mes de mayo del diecisiete; él participa, como representante del Gran Oriente de España, en el congreso masónico de las naciones aliadas o neutrales que se celebra unas semanas después en París). Tenían mucho de qué hablar, no me cabe duda alguna. Metidos en conversaciones, es posible también, que en una de aquellas veladas en la casa del acantilado, la anfitriona hubiera recordado en voz alta aquella ocasión en la que estuvo en la casa familiar de los Salmerón García, y que lo hubiera hecho con palabras parecidas a las que había utilizado en una carta fechada en Cueto a principios del año 1900 y remitida a Luis Bonafoux (⇑). Veamos.

A comienzos de la última década del siglo Rosario de Acuña y Villanueva parece decidida a dar por concluida su campaña de Las Dominicales (⇑). Ya había manifestado que era su voluntad «retirarse del trabajo activo de la inteligencia» a «la crítica edad de cuarenta», (y, al poco de cumplir esos años escribe: «mi corazón está agotado; sus fibras flácidas me avisaron hace tiempo que les llegó la vejez: con fatigoso impulso cumple sus leyes de marcha, y toda agitación impuesta por el luchar de ajenas pasiones, son para él una amenaza de muerte»), y nada mejor para dar por terminada aquella etapa de su vida que poner en escena El padre Juan, un drama al servicio de la propaganda librepensadora. Con la obra debajo del brazo recorre los diversos teatros de la Corte, pero ninguno de sus directores artísticos quiso participar en tal proyecto, que consideraron totalmente inapropiado. Decidida como estaba a dar aquella última batalla, no le queda otra que poner todo de su parte, incluso su dinero, para lograr el objetivo: «Con aquellos cuantos miles de reales, me gasté buen golpe de salud y de vida, trabajando en ensayar la obra, en hacer con mis propias manos el vestuario y en luchar con los hombres y las mujeres encargados de sacarla a las tablas». Tras dos meses de preparativos, en la noche del viernes 3 de abril de 1891, con el oportuno permiso gubernativo en la mano, se alza el telón del madrileño teatro Alhambra  para presentar su drama en sociedad. Al finalizar la representación, la autora subió al escenario para recibir los aplausos nutridos y las aclamaciones entusiastas de un público que manifestaba así su sintonía con la proclama librepensadora a la que habían asistido. Bien es verdad que no todos los asistentes pensaron lo mismo, pues hubo quienes calificaron la obra como «uno de los mayores extravíos del fanatismo racionalista» y otros que hicieron llegar sus protestas al mismísimo gobernador civil, quien tomó la decisión de prohibir la representación de la obra: no habría más funciones de aquel drama, en tres actos y en prosa, que se había estrenado en un teatro situado, dicho sea de paso, en la calle de la Libertad.

La propiedad urbana, caricatura de Tito Salmerón publicada en Acción SocialistaIndignada por la arbitrariedad de la autoridad gubernativa de la que había sido objeto, la autora de la censurada obra inicia un largo peregrinaje, llamando a todas las puertas en las cuales cree que encontrará apoyo frente a aquel ultraje. Visita las redacciones de los periódicos y se entrevista con algunos diputados. Tras haberse reunido con el republicano Manuel Pedregal y Cañedo («a quien visité con recomendación»), se le ocurrió que debía de acudir a lo más alto y preclaro del foro patrio. Fue entonces cuando, en compañía de un antiguo amigo de su padre, se presentó en la casa familiar de los Salmerón «con esa fe candorosa que todos los humildes tenemos hacia los que brillan muy alto por encima de nuestras cabezas». Al otro lado de la puerta es probable que les recibiera la leal Úrsula Mamblona, que estaba en la casa desde el nacimiento de los primeros hijos del matrimonio. Tras los saludos, la recién llegada entregó su tarjeta; pasaron a una sala; esperaron; al cabo de un rato salió un señor...

Lo que sucedió a continuación ya se lo había contado a Luis Bonafoux en los primeros días del último año del siglo, y ahora, algunos años después de la muerte del protagonista de aquella historia, es posible que con palabras similares se lo contara a Tito Salmerón, su invitado: El señor diputado y expresidente de la Primera República no podía recibirles, estaba ocupado; quien estaba ante ellos era su secretario y él fue quien escuchó la petición de aquella mujer que hasta allí había llegado ávida de justicia: suplicaba una interpelación en las Cortes, o que la auxiliase en una demanda judicial, o cualquiera otra actuación que el diputado y expresidente estimara procedente... Pasaron los días, pasaron las semanas, pasaron los meses, y el señor Salmerón no dijo ni hizo nada al respecto. 

Tito era el hijo de aquel hombre que había fallecido en 1908, cuando estaba de vacaciones en la ciudad francesa de Pau. Tito era el autor del diseño del mausoleo erigido en el cementerio civil de Madrid al que se trasladaron sus restos años después, y en el cual figura un epitafio con las siguientes palabras: «Por la elevación de su pensamiento, por la rectitud inflexible de su espíritu, por la noble dignidad de su vida...» Quizás doña Rosario de Acuña no le contó nunca nada. No sé. En cualquier caso, la última ocasión que tuvo para poder hacerlo fue en el verano de 1922, pues constancia hay de que en Gijón se encontraba por entonces «el notable dibujante e ingenioso caricaturista Exoristo Salmerón (Tito)». Más tarde ya no sería posible: no hubo más veranos compartidos, como bien recuerda en un texto un tanto enigmático Carlos Lamo:

En una noche del mes de enero de 1923, al retirarnos a nuestras habitaciones para descansar, hablando de algo, que no recuerdo, le dije:

–Bien; esto lo haremos para cuando vengan Tito y Esperanza.

Nuestros amigos, hijo y nuera de don Nicolás Salmerón, venían siempre en agosto.

Ella me replicó:

– ¡Ya veremos si paso de mayo!




También te pueden interesar


Algunas de las cartas del archivo de Rosario de Acuña195. El archivo desempolvado
Integran el archivo 298 documentos de diverso tipo, entre los que se incluye un cartón de 22 centímetros en el que figura escrito el siguiente texto: «Ruego sean leídos por pesona que me sea afecta por si en ellos hallara...



Imagen del espacio dedicado a Rosario de Acuña en el portal Escritores de la BN159. En la Biblioteca Nacional
El pasado mes de marzo la Biblioteca Nacional abrió un nuevo portal dedicado a los autores cuyas obras están digitalizadas y accesibles en la Biblioteca Digital Hispánica. El espacio dedicado a Rosario de Acuña ofrece...



Portada del diario El Pais del lunes 25 de octubre de 1909101. Si no se descatoliza a la mujer... ¡Nada!
En el verano de 1909 España vivió uno de sus momentos más convulsos. El 11 de julio de aquel año se publica un decreto en la Gaceta de Madrid por el cual se procede a «llamar a filas los soldados de la Reserva activa que considere precisos...



Fotografía de Félix Población (La Nueva España, 15-9-2010)44. «Memoria del olvido», por Félix Población
Artículo publicado en febrero de 2010 en el diario Público, en el cual Félix Población realiza una semblanza de Rosario de Acuña. El autor que sabe de su existencia desde hace años...




Lápida colocada en la que fuera casa natal del padre Blanco en Astorga, donde nació en el año 1864 y no en el que, por error, ahí figura10. La visión de un agustino
El 28 de diciembre de 1884 hace pública su adhesión a la causa del librepensamiento. A partir de ese momento nada fue igual para ella. Aquello era una batalla y ella se había cambiado de bando, lo cual no tiene perdón de Dios...



jueves, 17 de septiembre de 2020

219. Una feliz iniciativa con incierto final

El 5 de octubre de 1882 fallece en Madrid Pablo León y Luque, médico forense del distrito del Congreso, antiguo presidente de los forenses madrileños, amigo de Felipe de Acuña Solís y, tal y como se cuenta en un comentario anterior (⇑), el médico que vio nacer a su hija. Unas semanas después de la defunción, la prensa especializada da cuenta de la feliz iniciativa que había tenido Rosario de Acuña para honrar la memoria del difunto galeno, a quien estaba unida por lazos de profunda amistad: la insigne autora de Rienzi ofrece la cantidad de mil pesetas como premio de un certamen que se habría de organizar en honor del finado. 

Ángel con corona de azucenas

Se dice que es su voluntad que en la fecha del aniversario del fallecimiento de don Pablo León se celebre «la solemnidad pública de entrega del premio» y que, para dar mayor realce al acto de adjudicación, solicita a Pedro Colmenero –por entonces presidente del cuerpo de médicos forenses de Madrid–, que pronuncie el discurso preliminar del acto; a Andrés del Busto –antiguo presidente del mismo cuerpo– que realice una reseña biográfica del finado, y a Gregorio Sáez –también forense, director que fue de la sección oftálmica del hospital Nuestra Señora de Atocha y discípulo de Francisco Delgado Jugo– el «resumen conmemorativo de la solemnidad verificada». 

A finales de noviembre se constituye una comisión que asume la organización del certamen y que está integrada, entre otros miembros, por los forenses anteriormente citados. Los reunidos establecen el tema sobre el que versarán los trabajos, que tiene que ver con la indagación y razonamiento de la falta del libre albedrío en las acciones humanas en los casos dudosos de razón o de locura y algunos añadidos más, sin duda entendibles por los doctores o licenciados de las facultades de Medicina a quienes va dirigida la información, pues son ellos los que pueden optar al premio; y acuerdan invitar para la constitución del jurado a individuos eminentes de la Escuela Médica de Madrid, de la Real Academia de Medicina, del cuerpo médico-forense, hospitales, Beneficencia municipal, prensa médica y academias libres. Todo parece estar preparado para que se inicie el proceso. La comisión organizadora ha dado a conocer las bases del certamen y Andrés del Busto López es el depositario de las mil pesetas que Rosario de Acuña le ha entregado como premio para el ganador.

Llegados a este punto, quizás resulte conveniente hacer un inciso para intentar fijar la atención en un punto que creo de interés. Para la mirada actual, es bastante probable que nada de lo dicho hasta aquí resulte anómalo o chocante: una señora ofrece un dinero para la celebración de un certamen literario que tiene por objetivo honrar la memoria de un amigo fallecido. Sin embargo, en la España de finales del siglo XIX (y aun bastante después, ciertamente) era preciso añadir una coletilla para que la noticia no provocara cierta estupefacción en los lectores. Rosario de Acuña entregaba las mil pesetas del premio, pero lo hacía «conforme también con los deseos de su esposo, el señor don Rafael de Laiglesia». Aclaración del todo punto necesaria, no sólo porque era él quien aportaba regularmente dinero al matrimonio, sino –y sin duda más importante para el pensar del momento–  porque la esposa requería el permiso del marido para casi todo, incluso, como es su caso (y se ha tratado en el comentario 184. De la tutela del padre a la tutela del esposo ⇑ ), para poder publicar dramas o poemas.   

En cuanto al depositario del dinero salido del caudal matrimonial, el señor Andrés del Busto, conviene resaltar que goza de toda la confianza de Rosario (lo que probablemente sea causa más que sobrada para que sea él quien reciba las mil pesetas), pues no solo es amigo de la familia, sino que también es uno de los médicos que alivió los crónicos padecimientos oculares de nuestra protagonista, quien, agradecida, no dudó en ponerlo de manifiesto en el primer poemario que dio a la imprenta. En la página cuarenta de Ecos del alma encontramos la poesía titulada «A la vida», dedicada a D. Andrés del Busto y López (por entonces no ostentaba el título de marqués, pues tal dignidad le fue concedida por León XIII en el año 1880), que iba precedida de tres quintillas a él dedicadas. Creo que la segunda  de ellas creo habla bien a las claras del motivo de su eterno agradecimiento:

ANDRÉS, la luz de tu ciencia 
luz a mi vida le dio; 
mientras tenga inteligencia 
nunca olvidaré que yo 
te debo a ti mi existencia.

Bien, prosigamos con el relato. La comisión organizadora ha publicado las bases del certamen y Andrés del Busto tiene en su poder las mil pesetas que le ha entregado Rosario de Acuña (conforme también a los deseos de su esposo, claro). Parece que solo resta esperar que todo vaya según lo previsto y que el día 5 de octubre de 1883, cuando se cumpla el aniversario del fallecimiento de Pablo León, se celebre con toda la solemnidad requerida la ceremonia de entrega del premio al ganador. 

Sin embargo, no sucedió como estaba previsto. Resulta que llega la fecha señalada, el día en el que, por voluntad de la fundadora del certamen, tendría lugar «la solemnidad pública de entrega del premio», y nada se sabe del asunto. La prensa madrileña no ha facilitado información alguna acerca de acto alguno que se hubiera celebrado para honrar la memoria del eminente galeno, forense del distrito del Congreso, antiguo presidente del Cuerpo de Médicos Forenses de Madrid, caballero de la Orden de Carlos III, condecorado con la Cruz de Isabel la Católica...

¿Qué pasó? Quizás nada explique mejor lo sucedido que una carta que con fecha cinco de febrero del año ochenta y cinco (esto es dieciséis meses después de la fecha en la cual debería de haberse celebrado acto tan solemne) le escribe el señor del Busto a doña Rosario. En uno de los párrafos habla sin tapujos de la desidia que ha alimentado la demora: 

Vergonzoso es por demás que ya han pasado dos años y que no haya habido interés ni tiempo para leer y juzgar las memorias ligeras que se han presentado, y que después de fallado ya el asunto, se tarde meses en extender el acta a pesar de mis ruegos empeñados. Veo en esto dos cosas que son deplorables. Primero, el poco entusiasmo con que se ha acogido pensamiento tan noble como el tuyo por compañeros de la profesión, y aun de la especialidad que Pablo cultivaba; y segundo, que aunque el acta se extienda, no sé cuando, pues no logro recabarla, la ceremonia o solemnidad para la adjudicación resultará un acto frío y deslucido que honrará poco la memoria y el cariño que hacia el finado deberían tener sus compañeros, y poco hablará también en favor del prestigio e influencia para con ellos de los que en dos años no hemos logrado que este asunto ande.

El injustificable retraso en el cumplimiento de los compromisos adquiridos no sólo le provoca vergüenza, también le ha ocasionado no pocos contratiempos. Se cree en boca de unos y otros pues le ha llegado el rumor de que hay quien piensa que el retraso obedece a su interés por retener el dinero del depósito. Cuenta que días atrás ha recibido por segunda vez un anónimo indecente en relación con el premio. Y le dice que el autor premiado le aburre a visitas y recados. Por todo lo anterior, solicita a su amiga que le releve de la responsabilidad y que, a la mayor brevedad, busque a otra persona «que le pueda sustituir con más provecho».

La lectura de la carta contesta algunas de las preguntas, pero no todas. Al menos queda una en el aire: ¿Cómo es posible que la promotora de aquel premio nada hiciera al respeto cuando aún había tiempo para remediarlo? Cuesta trabajo creer que quien tanto interés había mostrado en brindar a su amigo Pablo León un homenaje acorde a sus merecimientos, viera pasar el tiempo sin tener noticias del certamen por ella promovido y no apremiara a unos y a otros. Quizás la explicación haya que buscarla, de no aparecer algún documento que diga otra cosa, en la intricada senda por que discurría su vida por entonces. Apenas unas semanas después de que la comisión organizadora hiciera públicas las bases del certamen, una pulmonía acabó con la vida de su querido padre sin haber cumplido los cincuenta y cinco años. El escenario se agrietó entonces,  «toda la sombra esparcida en mi existencia [...] se extendió fría y desolada en mi derredor». A la muerte del padre sucede, pocas semanas después, la separación de su marido. Rafael de Laiglesia se va a trabajar a Badajoz; Rosario permanece en su quinta campestre de Pinto. Los que siguen son tiempos de hondas meditaciones y de sosegado disfrute de las bondades de la naturaleza cultivada en la que vive; de lecturas y reflexiones. Tras meses de alejamiento, decide hacer pública su voluntad de adherirse a las huestes que defienden la causa del librepensamiento. Quizás en este voluntario alejamiento del mundo, se encuentre la respuesta a la pregunta planteada.

Sea como fuere, el caso es que tan solo unas semanas después de que Andrés del Busto le escribiera la carta arriba citada, la prensa da cuenta del final, no esperado, de esta historia:

Se ha adjudicado ya en público certamen el premio de 4000 reales propuesto por doña Rosario de Acuña, para el autor de la mejor memoria acerca de la «irresponsabilidad del loco lúcido», mereciendo este honor, según acuerdo del tribunal médico nombrado, el doctor Escuder, médico alienista. 




También te pueden interesar


Alicante a finales del siglo XIX. Fotografía de Francisco Ramos Martín (Archivo Municipal de Alicante)209. La conexión alicantina
Entonces como ahora, lo importante es que el mensaje llegue a cuantas más personas mejor. El buen paño, la mejor idea, la eficaz consigna, deben salir de la preciada arca para que sean bien conocidas. Lo sabía, tenía que saberlo, cuando decidió...



Dibujo de la torre Eiffel publicado en La Ilustración Española y Americana en 1886161. Découvrez la France
Cuando en los primeros días del mes de diciembre del año 1911 la Guardia Civil se presenta en su casa gijonesa, se encontró con la finca desierta. La prensa dice que, probablemente, salió en dirección a Francia. Ciertamente, había motivos para pensar que su destino bien podría haber sido el territorio francés...



Cabecera de El Ideal, Tortosa, 21-12-191694. Carta al director de El Ideal
Nos congratulamos infinito, insigne maestra, que nuestras páginas rebeldes y viriles, lleven estampado vuestro nombre, ya que muchos con sus sostenidos personalismos han prostituido las ideas y abandonado...



Imagen de la página Proyecto Ensayo Hispánico42. Rosario de Acuña en «Proyecto Ensayo Hispánico»
En 1997 vio la luz el Proyecto Ensayo Hispánico gracias a la iniciativa de José Luis Gómez Martínez, profesor emérito de Ensayo Hispánico de la Universidad de Georgia, con el objetivo de difundir la cultura hispánica. Es un espacio...



Fotografía de Luis Huerta publicada en 192816. «La barca de Acuña», por Luis Huerta
Porque si no existiera este hórrido valladar de la España negra, la pluma varonil y genial de esta mujer nos revelaría con toda maestría el rico contenido ideológico, que como secreto oculto, llevará consigo a la tumba...



lunes, 31 de agosto de 2020

218. A propósito de Dreyfus

Alfred Dreyfus (1885) (Biblioteca Nacional y Universitaria de Estrasburgo)
El primer día del mes de noviembre del año 1894 los principales periódicos de Madrid publican una información recibida por telégrafo desde París. Procede de la agencia Fabra y en ella se da cuenta de las reacciones de la prensa parisina tras conocerse la detención de un capitán de artillería acusado de un delito de alta traición. Se dice que el oficial ha sido arrestado tras descubrirse las relaciones que mantenía con un coronel italiano, al cual había enviado diversa información relativa a los planes de defensa del ejército francés para la zona alpina. Se llama Alfredo Dreyfus. 

Unos días después se publican nuevos datos acerca del capitán. Se cuenta entonces que es miembro de una familia de judíos alsacianos, que sus tres hermanos habían optado por adquirir la nacionalidad alemana tras los acuerdos que pusieron fin a la guerra franco-prusiana de 1871, con la cesión de los territorios de Alsacia y Lorena al naciente Imperio alemán. La referencia a su origen no era un asunto menor, el nacionalismo/revanchismo surgido tras la dolorosa derrota alimentó varias de las hipótesis que conferían verosimilitud a la traición del oficial. En las informaciones que se recibían de París no había espacio para la duda, se daba por cierto que Dreyfus era culpable. De ahí que cuando el 23 de diciembre los periódicos españoles publican el veredicto del consejo de guerra a casi nadie debió de sorprender. Por unanimidad los integrantes del tribunal contestaron afirmativamente: el capitán Alfredo Dreyfus, destinado en el Estado Mayor, era culpable de haber entregado a una potencia extranjera o a sus agentes cierto número de documentos secretos, proporcionándoles el medio de cometer hostilidades o de emprender una guerra contra Francia. Fue degradado públicamente, condenado a cadena perpetua y confinado en el penal de la Isla del Diablo, situada frente a la costa de la Guayana francesa. 

Con la publicación de la sentencia no se dio por concluida aquella historia de espionaje. Semanas después, una parte de la prensa española (La Unión Católica, La Dinastía...) da cuenta de una iniciativa del parisino diario La Verité que ha preguntado públicamente al Gran Oriente «acerca del traidor y judío H.·. Dreyfus». La pregunta, que al parecer fue reproducida por varios periódicos y no obtuvo ninguna respuesta, es la siguiente: «Dreyfus ha traicionado a la Patria, si se admite que un judío puede tener patria [...] vosotros debéis decirnos, y debéis deciros a vosotros mismos, ¿no será, por ventura, el famoso Dreyfus de los vuestros? Y si lo es, ¿cuándo lo habéis expulsado?» A primeros de febrero, el madrileño diario El País, de orientación bien distinta a los anteriores, publica unas palabras que habían sido pronunciadas por el alsaciano, judío y ¿masón? cuando aguardaba el momento en que sería conducido al patio de la cárcel militar para ser públicamente degradado, y que dejaban abiertas algunas preguntas, a modo de pequeñas fisuras en la monolítica verdad publicada. 

«Tenía ante mí un porvenir magnífico y una renta de 50 000 francos [...] No necesitaba el dinero. ¿Para qué iba yo a ser traidor? [...] Mi sentencia es el mayor crimen de este siglo, y dentro de tres años se verá que no miento. Mi familia me defenderá y probará mi inocencia. Todo el mundo sentirá entonces la pena con que hoy me infaman».

Tres años después de haber sido publicadas estas palabras, la prensa española propaga nuevas noticias procedentes de Francia que hablan de un vuelco en el caso Dreyfus: El escritor Émile Zola, quien durante las semanas anteriores ha denunciado en periódicos y en folletos las intrigas y maquinaciones que se esconden tras la condena de Alfred Dreyfus, hace pública una carta abierta al presidente de la República, que aparece en la edición del parisino  L' Aurore del 13 de enero del año noventa y ocho. Describe en primer lugar el irregular proceso seguido por el responsable de la investigación oficial, el por entonces comandante Armand du Paty de Clam; pasa después a explicar las condiciones que llevaron al descubrimiento del verdadero culpable, el también oficial Ferdinand Walsin Esterhazy, y a su incomprensible absolución tras un consejo de guerra; y termina con una demoledora acusación a los responsables de aquel gran error por el que se condena a un inocente y se absuelve al verdadero culpable.  

Fragmento de L' Aurore (BnF - RMN-Grand Palais )

Yo acuso al teniente coronel Du Paty du Clam de haber sido el diabólico artífice del error judicial, quiero creer que por inconsciencia, y de haber defendido posteriormente su nefasta obra, a lo largo de tres años, mediante las más descabelladas y delictivas maquinaciones. Acuso al general Mercier de haberse hecho cómplice, cuando menos por debilidad de carácter, de una de las mayores iniquidades del siglo. Acuso al general Billot de haber tenido en sus manos las pruebas evidentes de la inocencia de Dreyfus y de haber echado tierra sobre el asunto, de ser culpable de ese delito de lesa humanidad y de lesa justicia con fines políticos y para salvar al Estado Mayor, que se vela comprometido en el caso [...] 

Las acusaciones de Zola agitan la opinión pública francesa. Los periódicos españoles vuelven a ocuparse del caso Dreyfus y a diario publican las noticias que por telégrafo llegan de Francia. Se cuenta que varios centenares de estudiantes se manifiestan por las calles y bulevares de París a los gritos de ¡abajo Zola!, ¡mueran los judíos!, ¡viva el ejército!; que la gendarmería debe proteger su casa; que varios intelectuales (entre los que se encuentran Anatole France, Marcel Proust, Claude Monet, Jules Renard o Émile Duclaux, director por entonces del Instituto Pasteur), firman una petición reclamando la revisión del juicio; que se celebran mítines contra los defensores del militar condenado; que las manifestaciones antisemitas se extienden por todo el país; que el ministro de Guerra presentó una denuncia contra él por difamación de una autoridad; que el escritor ha sido procesado. 

Francia se parte en dos. A un lado se encuentran los que consideraban que Dreyfus es culpable; al otro, quienes lo tienen por inocente. A un lado, los que cierran filas en defensa del Ejército, quienes defienden la razón de Estado por encima de otras consideraciones que estiman de orden menor; al otro, aquellos que piensan que sin la Verdad y la Justicia no se puede sustentar el Estado de Derecho.  El debate llega a España. La prensa nacional también toma partido en aquella batalla ideológica. Algunos periódicos expresan con claridad su punto de vista. Sirva como ejemplo lo publicado por El Siglo Futuro en la primera página de su edición del veinticinco de enero del año noventa y ocho. Las primeras líneas del escrito titulado «¡Abajo los judíos!» dicen lo que sigue:

Nada más justificado que la explosión de ira del pueblo francés. Este general movimiento de indignación empieza a dar idea de la situación a la que había llegado Francia, anegada por la ola de cieno levantada y agitada por mano de los judíos. El gobierno, las leyes, la banca, las grandes y las pequeñas industrias, la prensa, el teatro, la novela... todo, todo segregaba baba semita [...]

Aunque resulte lógico suponer que no utilizaría para informarse las páginas del medio de difusión del Partido Integrista, sabemos que Rosario de Acuña estaba al tanto del asunto Dreyfus; también de la batalla que Zola había emprendido en defensa de la Verdad. No sería extraño que hubiera leído los comentarios enviados desde París por su amigo Luis Bonafoux (⇑) y que fueron publicados en las páginas del Heraldo de Madrid o las crónicas de L. Arzubialde que aparecieron en El Imparcial, el caso es que en pleno proceso contra el autor de Germinal, sin esperar a que fuese conocida la sentencia (lo mismo había hecho años atrás en el asunto del crimen de la calle de Fuencarral ⇑), el catorce de febrero del año noventa y ocho tomó la pluma y le escribió una carta para rendirle lo que ella llama «mi pobre homenaje de respeto y admiración». 

A vuestro lado tiene, no lo dude, lo sano y viril que sobrenada en esta corriente social cada vez más hundida en el cauce de las corrupciones. A vuestro lado se hallan cuantos fijan la postrera esperanza en el lejano porvenir. Y en el lugar más humilde, como en el más suntuoso palacio; lo mismo entre las razas del frío norte, que entre las alegres muchedumbres del mediodía; allí donde viva un corazón honrado y un cerebro que piense, allí estará hoy escrito vuestro nombre ilustre, rodeado con limbos de gloria a través de cuyos resplandores sentirán las almas la intuición de la posible ventura humana.

Una vez escrita, queda por decidir qué hacer con ella, qué destino dará a aquella carta. Si fuera unos años antes, es muy probable que hubiera ocupado un lugar preferente en la primera página del semanario librepensador en el cual se inició como publicista, pero tras el escándalo de El padre Juan, parece haber dado por finalizada la campaña de Las Dominicales (⇑). De hecho, los últimos escritos suyos de los que tengo constancia fueron publicados en octubre de 1892: son dos cartas dirigidas al director del semanario y a Remigio Sánchez Covisa, en las que les informa de que no podrá acudir al Congreso Librepensador que se celebrará en Madrid. Desde entonces no aparecen nuevos textos suyos  en el más conocido de los periódicos librepensadores. 

Aunque no sería esta la primera vez que un escrito suyo termina en una carpeta o en un cajón, cabe pensar –y parece lo más probable– que cuando escribió aquellas líneas dirigidas al «señor don Emilio Zola» ya sabía que el destino de esta carta era el mismísimo París. Tan solo cuatro días después, el viernes 14 de febrero de 1898 veía la luz en la primera página de La Campaña, un semanario que su amigo Bonafoux había empezado a publicar tan solo unas semanas antes. 

Desconozco si la carta tuvo respuesta por parte del destinatario, aunque no sería del todo extraño que tal cosa hubiera sucedido, pues sabemos que a otras muestras de apoyo recibidas desde España sí que el señor Zola contestó agradecido. Tal es el caso de la que con fecha 4 de marzo envía a Miguel Sawa, director del semanario Don Quijote y promotor de un manifiesto de apoyo al escritor que fue firmado por más de dos mil jóvenes españoles. Desconozco si al autor de «J'Accuse...!» le llegó el eco de las palabras que en Madrid había escrito una empecinada batalladora en defensa de la Verdad, («la más desconocida de las escritoras españolas», según sus palabras), lo que sí sabemos, a tenor de su escrito,  es que Rosario de Acuña estaba bien al tanto de la trayectoria más reciente de don Emilio, pues la última de las novelas que cita (la que pone fin a la serie Las tres ciudades) acababa de publicarse: 

Faltaba a esa grandiosa trilogía Lourdes-Roma-París, cuya síntesis demuestra teóricamente todo cuanto la razón humana puede concebir de noble y de justo, el acto tangible de colocaros voluntariamente en las aras del sacrificio, ofreciendo a las iras de los espíritus ruines, tan magistralmente descubiertos por vuestro talento, los bienes que pueden hacer dichosa la vida del honrado, y las grandezas que hacen feliz la grandeza del genio.




También te pueden interesar


Título de la obra extraviada, un drama en prosa y en tres actos198. Un drama extraviado
Gracias a un documento manuscrito que he podido consultar apenas hace unos meses, sabemos que en el mes de agosto de 1880 envía a Guillermo Gullón el manuscrito de un drama en prosa y en tres actos titulado Castigar...



Imagen distorsionada de un grabado de Rosario de Acuña123. La otra Rosario de Acuña
El abandono del segundo apellido de la mujer representa una clara pérdida de su identidad, lo cual, según los casos, podría llegar a tener cierta trascendencia, como en el caso que nos ocupa: Rosario de Acuña, esposa de un juez, interpreta una pieza teatral en Andújar, la tierra de su padre...



El centro de Madrid en un plano de principios del siglo XX publicado por El Noticiero-Guía de Madrid85. «Las calles de Rosario de Acuña y del Marqués de Comillas», por Roberto Castrovido
Por haber nacido en Madrid y por sus excelsos méritos de escritora merece dar su nombre doña Rosario de Acuña a la calle de Fomento, en la cual vio la luz del mundo. Ahora...



Imagen obtenida a partir del grabado publicado en su poemario Ecos del alma (1876)61. Poeta o poetisa
¿Vigor o delicadeza? Al decir de la crítica, Rosario de Acuña es poeta de verso vigoroso en Rienzi y poetisa en sus obras líricas. ¿Poetisa? Ella reniega de «nombre tan feo». Tal palabra...



Fragmento de la noticia de la muerte publicada en El Noroeste33. «Está la pluma tan cargada de dolor...»
Rosario de Acuña fue durante catorce años una de las más ilustres colaboradoras del periódico gijonés El Noroeste. No es de extrañar que el periódico se despidiera de ella con hondo dolor y sin escatimar espacio en la edición que salió a la luz...



sábado, 15 de agosto de 2020

217. Acuerdo de separación

Hace un par de meses que ha cumplido treinta y dos años. Vive en una casa de campo situada a las afueras de una pequeña localidad del sur de la provincia de Madrid, alejada del bullicio ciudadano pero cerca del calor familiar pues se encuentra al lado de la estación del ferrocarril. Su marido, un joven teniente de Infantería, ha pasado  a la situación de supernumerario en el Ejército y, desde hace casi dos años, ejerce como visitador de Agricultura, Industria y Comercio, al tiempo que integra el equipo responsable de la edición de la Gaceta Agrícola, publicación trimestral del Ministerio de Fomento. Todo indica que el nuevo trabajo de Rafael, más próximo a las expectativas que por entonces tiene su mujer, y la tranquila y salutífera vida que les ofrece su nueva residencia campestre han conseguido abrir una nueva y prometedora senda tras haber dado por concluida la no muy satisfactoria etapa zaragozana (⇑).

Con la ayuda, en calidad de sirvientes, de un matrimonio manchego y de su hija, a quienes, gracias al patrimonio que por entonces poseía, podía pagar espléndidamente, se dispuso a disfrutar de aquel oasis paradisíaco, con la firme pretensión de convertir su morada en una unidad de producción autosuficiente, al tiempo que acogedora estancia para el solaz de sus moradores. Veamos: su nueva villa pinteña disponía de un palomar con pichonas moñudas o volteadoras; un corral con gallinas cochinchinas y de otras variadas razas; un establo con dos caballos, fuertes y mansos, compañeros necesarios en sus habituales expediciones por los caminos patrios (⇑); frutales diversos entre los que no faltaban los ciruelos, el albaricoquero, el nogal o la morera; arbustos y plantas de todas clases (acacias, madreselvas, enredaderas, claveles, azucenas, lirios…) que cubrían de sombra los cenadores y envolvían de delicados aromas el ambiente; un maizal, una cuidada huerta… y todo ello bien regado por múltiples regueras de animada agua.

Acaba de estrenarse el año 1883 y bien parece que se encuentra muy a gusto en aquel nuevo escenario, tan cercano a la naturaleza, que ha elegido. Tanto que no puede menos que contar sus vivencias y reflexiones. Lo hace en una nueva sección titulada En el campo que publica El Correo de la Moda. Sus escritos están destinados a las mujeres, a quienes asigna el papel protagonista en la necesaria regeneración de la sociedad. Está tan satisfecha con la opción vital que ha tomado que se muestra firme y segura a la hora de compartir sus experiencias: «Entrad resueltamente conmigo en el mundo adonde voy a llevaros». En el primer texto del año, titulado El tocador, sus palabras rezuman  la satisfacción que siente en su Villa-Nueva: «¡Toda la naturaleza se torna pura hacia la faz del día, adornada con las espléndidas galas de su tocado matinal! ¡Imitadla; como ella engalanaos, pura y sencillamente, para cumplimentar el deber de la vida!».

Apenas unas semanas después, el escenario se agrieta y tambalea. Aquella nueva y esperanzadora etapa va a verse bruscamente alterada al poco de haber comenzado. Su padre fallece a finales de enero a la edad de cincuenta y cuatro años.  Luego, como si esta inesperada muerte la hubiera precipitado, vino la ruptura definitiva de su matrimonio. Tenemos constancia de las dos fechas: la primera por las esquelas publicadas en la prensa; la segunda, por una anotación de la propia interesada en un ejemplar de su obra Rienzi el tribuno, tal y como se da cuenta en el comentario 115. Un amor entre dos quintillas (⇑)

Capitulaciones de boda y baile campestre, de Jean Antoine Wateau (Museo del Prado)
 
Pocos días después de aquel 23 de abril de 1883 Rafael se encuentra en Badajoz, donde desempeña el puesto de jefe de la Sección de Contribuciones de la sucursal del Banco de España, mientras que Rosario permanece en la casa de Pinto. Desde entonces vivirán separados pero, no lo olvidemos, legalmente continúan estando casados. Rosario de Acuña y Villanueva sigue siendo la esposa de Rafael de Laiglesia y Auset. Desconozco qué pasó aquel día, qué fue lo que hizo que aquella fuera una fecha destacada, lo que sí sabemos es que la separación, ella lo llama «divorcio», fue de mutuo acuerdo. De una parte de ese convenio ya me he ocupado con anterioridad. En el comentario 207. Separada hasta la muerte (⇑) hice mención a dos compromisos asumidos por Rafael: girar a su mujer una pensión, «escasa pensión» en palabras de la interesada, y otorgarle un «amplio poder marital» «para todo género de asuntos»; en el presente me referiré a algunos indicios que apuntan a una probable contrapartida asumida por parte de Rosario.

Resulta que, tal y como se recoge en la sección Su vida año a año ⇑ (a la que se accede pulsando en una de las pestañas situadas debajo de la cabecera de este blog), sabíamos desde hace tiempo que en el mes de febrero del año ochenta y cinco nuestra protagonista pasó unos días en Albacete, que durante su estancia se alojó en el hotel Francisquillo, en cuyas dependencias recibió a una comisión del Ateneo Albacetense, a un periodista del periódico local La Unión Democrática (de igual nombre que el publicado en Alicante) y a unos cuantos librepensadores de la ciudad. La noticia no tendría mayor transcendencia si no fuera por su relación con las que mencionaré más abajo, si no fuera porque en Albacete residía Rafael de Laiglesia desde que en el mes de octubre anterior fuera nombrado director de la delegación del Banco de España sita en aquella localidad... ¿Y si el motivo de aquel viaje no fuera otro que ver a su marido? La existencia de varias cartas de fecha posterior que hablan de un nuevo viaje a la capital manchega confiere verisimilitud a tal posibilidad.

A primeros de junio de ese mismo año y tras una exitosa intervención quirúrgica (⇑), el oftalmólogo Santiago de los Albitos libera a Rosario de la conjuntivitis escrofulosa que tantos problemas oculares, y no pocos dolores, le había causado desde la niñez. La operación, como queda dicho, resultó satisfactoria pero al doctor le preocupa el riesgo que conlleva un nuevo viaje a Albacete que la convaleciente tiene proyectado realizar, como bien podemos constatar tras la lectura de las cartas que con tal motivo se cruzan los protagonistas de esta historia en las semanas siguientes. No solo escribe a Rosario, también lo hace a Rafael. A ella le pregunta por las razones últimas de aquel desplazamiento: «¿Usted cree que debe ir? ¿Quién se lo manda, el mundo, la conciencia o el corazón?». A él le expone las razones médicas que sustentan la improcedencia de aquel viaje. La respuesta del marido no tarda en llegar desde la capital manchega: «con esta misma fecha le escribo prohibiéndole su venida a esta capital y relevándola por lo tanto del cumplimiento de un deber que se ha impuesto y del cual yo la eximo por un acto espontáneo de mi voluntad».

Si tal y como escribe Rafael, aquel viaje obedece al cumplimiento de un deber, restaría por saber si esta obligación autoimpuesta se debe a un hecho coyuntural (por ejemplo la epidemia de cólera que por entonces asola la vecina provincia murciana y de la que también se habla en las cartas), o se trata de algo más habitual, de un compromiso asumido por Rosario en el acuerdo de separación, en cuyo caso no sería Albacete su único destino, ni ese el único desplazamiento realizado por idéntica causa. Es entonces cuando adquiere importancia la existencia de una  referencia a otro viaje anterior que  realiza nuestra protagonista a Badajoz, localidad a la cual su marido se había trasladado tras abandonar Pinto. Se encuentra en uno de los documentos del archivo de Rosario de Acuña (⇑) que los responsables de la Biblioteca Histórica Municipal de Madrid, accediendo diligentemente a la solicitud que en tal sentido les había realizado, tuvieron a bien hacerme llegar tras proceder a su digitalización (desde entonces son de libre acceso en su página web). Se trata de una carta fechada en junio de 1884 (*) que le envía el editor Florencio Fiscowich en contestación a otras dos suyas, en una de las cuales le había comunicado su inmediata partida a Badajoz donde tiene previsto pasar un mes.
 
A la vista de todo lo anterior, podemos concluir que, a finales de abril del año ochenta y tres, Rosario y Rafael alcanzaron algunos acuerdos para poner punto y final a su etapa matrimonial. Él se va del domicilio familiar, se compromete al pago de una pensión y firma un amplio poder marital mediante el cual la que fuera su mujer podía vivir como una persona libre, sin estar continuamente supeditada a la tutela de quien legalmente continuaba siendo su esposo. Ella, por su parte, asume la obligación de visitar a su marido en el domicilio de éste y así lo hace en, al menos, dos ocasiones: en el verano de 1884 cuando se instala en Badajoz durante un mes y en febrero del año ochenta y cinco, que pasa unos días en Albacete.

Llegados a este punto, no puedo menos que constatar una vez más ese extraño e inquietante fenómeno mediante el cual las nuevas certidumbres suelen traer consigo nuevos interrogantes: basta releer la quintilla siguiente y preguntarse por el significado último de algunos de sus versos.

27 de abril de 1883:
¡Siete años de ayer a hoy!
Vivo entre penas, sin gloria...
Tienes mi cuerpo... ¡la escoria!
Sola estaba; sola estoy.
 

= = = = =
(*) La fecha del documento tiene importancia para el asunto que estamos tratando, dado que Rafael de Laiglesia y Auset ocupa el puesto de delegado del Banco de España en la capital pacense desde los primeros días del mes de mayo del año ochenta y tres hasta finales de octubre del ochenta y cuatro. Digo esto porque si la carta del señor Fiscowich hubiera sido escrita en el año 1882 como figura en el catálogo de la BHM, el viaje de Rosario a Badajoz no tendría la finalidad que le estoy atribuyendo. Afortunadamente, el contenido de la misma guarda relación con un asunto del cual ya me he ocupado anteriormente (⇑), razón por la cual sabemos que el poema a que se refiere en la misma (le recuerda que tiene pendiente cierta cantidad por los gastos de edición) es el titulado Sentir y pensar, que se inicia con una dedicatoria firmada en marzo de 1884.
 



También te pueden interesar


Fragmento de la cabecera del Boletín de procedimientos, órgano oficial del Soberano Gran Consejo General Ibérico199. La masonería, bastión estratégico
La masonería con «su importante influencia», es para ella un estratégico bastión en la campaña de Las Dominicales en la que está inmersa, pues no solo le proporciona amparo y defensa, sino que además le brinda la posibilidad de ir sumando a su causa nuevas...




Fragmento de un grabado publicado en 1876173. Sinfonía de animales
Su amor por los animales era un sentimiento que se alimentaba con la admiración que le producía la atenta observación: en su comportamiento se ponían de manifiesto los principios inexorables de su adorada...



Sergio Sánchez Collantes, El Comercio,26-6-201493. «Ídolo y mentora de las republicanas», por Sergio Sánchez Collantes
Rosario de Acuña ejerció por medio de la pluma un verdadero magisterio racionalista, un apostolado infatigable que sacudió muchos espíritus timoratos y supersticiosos. Así, con sus campañas en pro de la razón, la tolerancia y la justicia, la escritora contribuyó a engrosar las filas...



Un anuncio de los productos de su granja publicado en El Cantábrico37. Huevos para incubar
A lo largo de la última década del siglo XIX la vida cotidiana de Rosario de Acuña va a experimentar un profundo cambio, como consecuencia de las decisiones tomadas años atrás: ha pasado a ser una republicana, masona y librepensadora cuyos artículos...



Portada de la edición realizada en 1989 por Simón Palmer1. María del Carmen Simón Palmer: el impulso en la investigación
Las labores de investigación acerca de la vida y obra de Rosario de Acuña van a experimentar a finales de los ochenta un fuerte impulso gracias a los trabajos de divulgación que realiza por entonces María del Carmen Simón Palmer. Ella será la responsable de la edición...



viernes, 31 de julio de 2020

216. Emilia Villacampa, la hija del héroe


Emilia Villacampa (El Álbum de la Mujer, 13/2/1887)Residía por entonces en Pinto, aunque es bastante probable que la noticia la conociera lejos de su Villa Nueva, en algún lugar de la geografía patria que por entonces solía recorrer en largas expediciones a caballo. Quizás fuera en Galicia, pues sabemos que el mes anterior se encontraba en una de sus localidades costeras  tomando baños de mar, «pues su salud, algo delicada, así lo exige». Estuviera donde estuviese, no parece que fueran las páginas de su semanario las que le pusieron al tanto de la sublevación republicana. En el ejemplar de Las Dominicales que salió a la calle el domingo 19 de septiembre del año ochenta y seis nada había que hiciera sospechar lo que aquella noche sucedería en Madrid; el de la semana siguiente abría con un oficio conminatorio del capitán general de Castilla la Nueva: «Dicte V. las órdenes claras y precisas para que el periódico que V. dirige no se ocupe en absoluto de los procedimientos judiciales que se están siguiendo para esclarecer los hechos ocurridos en la noche del 19...». Tuvo que ser, por tanto, en los diarios, los de Madrid o los de provincias, que esos sí que contaron los detalles de lo sucedido.

Las primeras ediciones de los periódicos madrileños dicen que una parte del Regimiento de Caballeria Albuera y otra del Regimiento de Infantería Garellano, acantonados en el cuartel de San Gil, se habían echado a la calle al mando del capitán Carlos Casero, quien cada poco se paraba para gritar «¡Viva la república federal! ¡Viva Salmerón! ¡Viva Zorrilla! y ¡Viva el Ejército!». Señalan que los sublevados se acercaron hasta las proximidades de otros acuartelamientos (primero al de la Montaña y luego al de los Docks) donde no obtuvieron el apoyo previsto, y que más tarde, a la altura de Atocha, se les unió el brigadier Villacampa y otros oficiales. Cuentan que el capitán general Manuel Pavía y Rodríguez de Alburquerque (el mismo que había encabezado el golpe de Estado de enero de 1874), tras haber firmado el bando que declaraba el estado de guerra, se había puesto al frente de las operaciones para reprimir la asonada; que los insurrectos abrieron fuego cuando las compañías al mando directo del general se acercaron a Atocha; que el fuego se generalizó «y el tiroteo adquirió por algunos minutos las proporciones de un verdadero combate»... Días después se supo que las tropas de Villacampa, a quien ya todos asignan el papel de jefe de los amotinados, abandonaron Madrid en dirección a los montes de Toledo; que el brigadier no recibió los apoyos esperados, ni civiles ni militares; y que, tras un enfrentamiento con las tropas perseguidoras en las cercanías de Colmenar de Oreja, fue detenido junto a la mayoría de sus hombres.

Se acaba así aquel frustrado intento de proclamar la República por la fuerza de las armas. En realidad, lo que termina con el apresamiento de Villacampa no fue más que el primer acto de esta historia. Habrá más. Y si las noticias de esta primera parte encontraron a nuestra protagonista alejada del escenario, no sucederá lo mismo con las que se conozcan a partir de ahora, pues tenemos constancia (⇑) de que a primeros de octubre se encuentra en Madrid, pues es una de las personas que por entonces asisten a diario a la sala donde se juzga la causa contra el cura Cayetano Galeote, acusado de ser el causante de la muerte de Narciso Martínez, primer obispo de la diócesis de Madrid-Alcalá.

Desde finales de 1884 Rosario de Acuña formaba parte del grupo de Las Dominicales, un nido de librepensadores, anticlericales, masones... y republicanos. Se tenía por tal, por republicana, y aquel asunto no le podía resultar ajeno (⇑). Es razonable suponer, por tanto, que estaría interesada en cualquier noticia relacionada con la situación de cuantos habían participado en la intentona. De lo que se publicara y de lo que no se hiciera público; de lo que contaban los periódicos y de las noticias que le hicieran llegar sus propios correligionarios: al fin y al cabo algunos  de los principales protagonistas de aquel suceso eran, además de republicanos, masones. Como quiera que de estas últimas, por su propia naturaleza, no tenemos constancia cierta, habremos de fijarnos en las primeras, las que se conservan  en las hemerotecas.

Una vez que Manuel Villacampa del Castillo es encarcelado, dan comienzo las actuaciones previas al consejo de guerra. El encausado solicita a Nicolás Salmerón que lo defienda; el expresidente de la República, a quien una parte de la prensa señala como uno de los autores morales de la asonada, declina la petición, razón por la cual le es asignado un abogado de oficio. A primeros de octubre ya se conoce la sentencia. El Consejo Supremo de Guerra y Marina dictaminó que el brigadier Villacampa, el teniente González y cuatro sargentos habían cometido un delito de rebelión, y les condena a la pena de muerte. Tras la ratificación de la sentencia por el Consejo de Ministros, los seis condenados «fueron puestos en capilla» a la espera de su ejecución. Se dice que tanto el presidente Sagasta como María Cristina de Habsburgo, la reina regente, coincidían en mantener una posición firme para que aquel proceso sirviera de escarmiento. No obstante, parece ser que la campaña promovida por los republicanos y otros sectores sociales para conseguir que las penas capitales fueran conmutadas abrió la puerta a una nueva coyuntura: se publicó la (falsa) noticia de que el Gobierno había accedido a la conmutación de la pena; vistas las reacciones favorables a la medida, Sagasta «se vio forzado» a solicitarla.

El caso es que el siete de octubre María Cristina firma los reales decretos de conmutación de la pena capital por la de reclusión militar perpetua, que son publicados en la Gaceta de Madrid en la jornada siguiente. Unos días después, Manuel Villacampa del Castillo y los otros condenados por la asonada del diecinueve de septiembre son enviados a Fernando Poo para que allí cumplieran su condena, bien alejados de la Península con el fin de evitar que participaran en nuevas intentonas. Meses después el Gobierno decide trasladarlos a Melilla aduciendo razones de seguridad, compatibles, según parece, con otras de diversa índole, a juzgar por las explicaciones realizadas por algunos ministros (por humanidad, para que no se diga que se deja morir a los presos en un clima insalubre; por temor a las complicaciones europeas...). Sea cual fuera la razón, el caso es que en la localidad melillense fallece el reo dos años después de su llegada, «víctima de crónicos padecimientos exacerbados por los rigores de un clima para él mortífero».

Fragmento de la portada de El País con la noticia de la muerte de Villacampa

La noticia de su muerte, ocurrida un día después del aniversario de la proclamación de la República, avivó el ánimo de sus correligionarios. Muchos fueron los círculos, centros, casinos o ateneos que organizaron actos para enaltecer su memoria. Uno de ellos, el que tuvo por escenario el casino de Unión Republicana en Gijón, contó con la participación de Rosario de Acuña. La velada, celebrada el día dos de marzo, materializó de manera exitosa la feliz iniciativa del catedrático de instituto Manuel García Molina-Martell: numerosas coronas enviadas desde localidades próximas y lejanas, telegramas procedentes de diversas sociedades republicanas y masónicas, poemas y otros escritos de adhesión... Entre estos últimos se encontraban los enviados por Jaime Martí Miquel (destacado publicista del republicanismo federal), Manuel Ruiz Zorrilla (líder republicano en el eterno exilio) y Rosario de Acuña, «la heroína del librepensamiento y de la República». La lectura de su discurso, «sublime en el fondo e inimitable en la forma», cosechó entusiásticos aplausos, más intensos aún cuando realiza un llamamiento para la unión de todos con el objetivo de restaurar la República o cuando exige a los presentes que juren cumplir como buenos republicanos si las circunstancias así lo requieren. 

Como quiera que el destino de los insurgentes está íntimamente unido al resultado del levantamiento, las veladas fúnebres organizadas en recuerdo de Villacampa ponen el punto final a aquella historia: la insurrección de septiembre fracasó y su principal protagonista pasa a ocupar un destacado lugar en el santuario que una parte de sus compatriotas ha erigido a quienes considera mártires de la libertad. Sin embargo, lo que hasta aquí se ha contado es tan solo una visión parcial, pues tras estos hechos protagonizados por militares y políticos, actores principales en la escena pública española del diecinueve, aparecen otros que se encuentran con ellos entretejidos. Además de los militares sublevados y de los que reprimieron la asonada; además de los miembros del Gobierno y de los de la oposición; de los políticos monárquicos y de los republicanos; además de los directores de periódicos que contaron la historia sin apartarse un ápice de lo que de ellos se esperaba; además de todos ellos, hombres que de manera exclusiva dirimen en la escena pública los asuntos colectivos, aparece algún que otro nombre de mujer. Uno es, como queda dicho, el de Rosario de Acuña, cuya voz de se abre camino entre el varonil runruneo para espolear las conciencias de la ciudadanía republicana. Otro, el de Emilia Villacampa Morán, la hija del brigadier.

Tenía dos hermanos y ella era su única hija, razón por la cual y según una norma no escrita que ha llegado hasta el presente sin apenas modificaciones, a Elena –por el solo hecho de ser mujer y a falta de madre, ya fallecida– le correspondía la tarea de atender y cuidar a los suyos. Y en lo tocante a su padre, nos consta que a tal labor se dedicó con ahínco. Cumplió tan bien la misión encomendada que hasta los adversarios ideológicos de su progenitor le regalaron palabras de reconocimiento: al fin y al cabo, su ejemplo era una buena versión del «ángel del hogar», arquetipo femenino del XIX con el cual parecían sentirse muy cómodos tanto los unos como los otros. Recibió aplausos y parabienes por lo bien que lo había hecho, aunque para hacerlo tuviera que abandonar el ámbito doméstico y salir a la arena pública, al espacio que los hombres ocupaban de manera habitual y cuasiexclusiva.

El mismo día en que se conocía que el brigadier había sido apresado, su hija se presentaba en la sede de la Presidencia del Consejo para entrevistarse con el señor Sagasta. Aunque la puerta permaneció cerrada para ella, la joven –que cuenta por entonces con veintiún años–  no se arredró, no podía permitírselo: bien sabía que, de no hallar clemencia, al reo le esperaba la muerte. Tenía que lograr el indulto, la conmutación de la pena, y a ese objetivo dedicó todo su empeño. En un mismo día, el viernes 24 de septiembre, tras visitar a su padre en la prisión militar, se entrevista con el obispo de la diócesis, se reúne con el exministro Manuel Becerra y aún le queda tiempo para acercarse a Palacio y esperar la salida de los ministros tras la reunión del Consejo. Llama a todas las puertas, a todos solicita intermediación, a políticos y prelados, al nuncio y a León XIII, a quien por telegrama pide haga uso de su influencia ante el Gobierno de España. Al fin, recibe la ansiada noticia. Sus esfuerzos han hallado feliz recompensa: «Vengo en conmutar a los expresados reos la pena de muerte por la inmediata de reclusión militar perpetua...».

Toca ahora recuperar el ánimo, agradecer el apoyo recibido y prepararse para lo que está por llegar. Su padre ha salvado la vida pero se lo ha llevado la distancia: tras una larga travesía a bordo del Navarra, el cuatro de noviembre ha desembarcado en Santa Isabel, en la lejana isla de Fernando Poo, allá en África. No es aquel lugar adecuado para su quebrantada salud (una fiebre del país había agravado su padecimiento cardíaco), y Emilia inicia un nuevo peregrinaje por los despachos. Apenas tres meses después, a primeros de febrero, la prensa afirma que los condenados están en Canarias, de regreso. El día 9 el presidente del Gobierno confirma la noticia: «el traslado del brigadier Villacampa ha obedecido a la insalubridad del clima de Fernando Poo y a los ruegos de la señorita Villacampa». Melilla es su nuevo destino y Emilia inicia los preparativos del viaje para ver a su padre.

Panórámica de Melilla (La Ilustración Ibérica, 21/10/1893)

Llega a Málaga a primeros de abril y allí toma el barco que la llevará a Melilla. Su padre es tratado como un preso común, lleva la misma vestimenta y le han afeitado la cabeza y la barba. Su celda, un pequeño habitáculo sin más luz ni ventilación que la de la puerta de entrada, es muy húmeda y apenas puede dormir pues los centinelas le despiertan dos o tres veces cada noche para comprobar que no se ha escapado. Emilia se queja un día sí y otro también al gobernador militar. Consigue, al fin, que lo visite un médico: además de la afección cardíaca que ya era conocida, padece bronquitis y presenta hinchazón en manos y pies; en el certificado emitido, señala que «si bien no amenazaba su vida de forma inmediata, podría comprometerla seriamente si las condiciones de clima y habitación no fueran lo suficientemente higiénicas». Tras varias semanas en Melilla y una breve estancia en Granada (donde aprovecha para agradecer a los republicanos de la provincia el auxilio económico que le han venido proporcionando) retorna a Madrid con el propósito de lograr el traslado de su padre por razones humanitarias. Una vez en la capital no pierde el tiempo: las noticias que llegan de Melilla hablan de un empeoramiento en la salud del exbrigadier. El catorce de julio se entrevista con el presidente del Gobierno. A pesar de que, según cuenta la prensa, este le dijo que sus deberes le impedían acceder a su petición, parece ser que Sagasta deja abierta la puerta a un posible traslado del preso a la Península.

De haber existido tal posibilidad, se habría difuminado a mediados de noviembre, cuando la prensa hace pública la noticia del complot descubierto en el peñón de Vélez de la Gomera: al parecer, todo estaba dispuesto para  liberar a Villacampa. A partir de ese momento las medidas de seguridad se refuerzan, la salud del exbrigadier se agrava, su regreso a la Península se desvanece... A primeros de enero Emilia ya se encuentra de nuevo en Melilla. Los médicos dicen que está herido de muerte, «que solo cambiando de clima y de situación, podrían ser menos crueles sus sufrimientos». Su hija escribe a la reine regente, al presidente del Consejo de Ministros, al del Congreso, al ministro de Estado... pide que se le conmute la pena que sufre por la de destierro. Pide, ruega y... espera.

Espera que lo que se publica sea cierto: que el asunto ha sido tratado por el Gobierno, que se estudia la posibilidad de trasladarlo al castillo de Alicante; espera que lo que se cuenta no lo sea: que no se puede acceder al traslado, que la legislación lo impide, que la oposición se opone firmemente a la medida. Su padre sigue en el hospital. Emilia vuelve a Madrid. Algunas puertas se abren, otras no. Cartas a la minoría republicana, a los ministros, a personas del entorno del máximo dirigente del Partido Conservador. Dicen que Cánovas flexibilizó su postura tras la misiva que recibió su mujer, que se habían dado instrucciones para que si se autorizaba el traslado no hubiera protestas ni en el Parlamento ni en la prensa conservadora.

Soneto publicado en el diario El País, 19/9/1891Pasan las semanas, pasan los meses. El asunto se trata varias veces en el Consejo de Ministros, los diputados republicanos plantean preguntas en el Congreso. Emilia sigue esperando. Su fortaleza parece abandonarla, «su organismo, animado por un espíritu vigoroso, flaquea y se resiente». Al fin, en octubre se acuerda por fin el tan esperado traslado. No será a Alicante, ni a ninguno otro penal de la Península: el Gobierno accede a trasladarlo a Ceuta. Los periódicos de Málaga dan cuenta de la próxima llegada de Emilia para acompañar a su padre al nuevo destino, pero la salud del exbrigadier empeora de forma alarmante y no se mueve de Melilla. La Gaceta de Madrid publica el 22 de enero de 1889 el decreto por el que se indulta a todos los condenados por la asonada de septiembre del ochenta y seis. Villacampa puede salir de la prisión, pero su quebrantada salud no le permite abandonar el hospital. Allí falleció la tarde del doce de febrero.

Tras la muerte del exbrigadier, muchas fueron las voces que se alzaron para ensalzar la inagotable capacidad de lucha de su hija. La prensa republicana se hizo eco de las espontáneas muestras de admiración y respeto que llegaban a sus páginas procedentes de los numerosos círculos o ateneos esparcidos por la geografía patria. Elogian su lucha sin desmayo hasta conseguir librarlo de la pena capital; alaban el incansable esfuerzo por ella realizado durante los veintinueve meses de cautiverio.  Rosario de Acuña, también. Desconozco si tuvo ocasión de hacerlo personalmente en las semanas posteriores a la muerte de Villacampa, quizás en una de las esporádicas visitas que realizaba a la capital o si, acaso, lo hizo por escrito. Lo que sí sabemos es que casi dos años después, el viernes 3 de abril de 1891, Emilia se encuentra en el madrileño teatro Alhambra para asistir a la primera y única representación de El padre Juan (⇑) ,  y que en el mes de septiembre de ese mismo año doña Rosario le dedica el soneto (⇑) que acompaña estas líneas.

¡Y una mujer heroica y bendecida,
que a su débil llorar abandonada,
salvoles a los mártires la vida!




También te pueden interesar


Cartel del estreno de Rienzi el tribuno en La Coruña. Archivo Rosario de Acuña, Biblioteca Historica Municipal de Madrid196. El exitoso estreno de Rienzi
Bien pudiera pensarse que quizás aquel exitoso estreno no llegó en el mejor momento, pues Rosario se adentraba por entonces en una nueva etapa de su vida. Su boda, que tuvo lugar dos meses después del exitoso estreno, y su posterior traslado a Zaragoza...




José Martí (dibujo publicado en El Imparcial en 1895)144. El error de José Martí
José Martí le canta para que vuelva a su patria ¿Supo Doña Rosario que la invitó a volverse a Cuba el poeta Martí? ¿Recordó perseguida, vejada, desterrada, amenazada de prisión, procesada, escarnecida, apedreada, abandonada a la miseria, el dulce llamamiento...




La entrada «Rosario de Acuña» en la Wikipedia (25-10-2015)95. La fiabilidad de la Wikipedia
Frente a la inercia de una parte del saber establecido, el trabajo de unos cuantos colaboradores ha hecho posible que, en la actualidad, la entrada «Rosario de Acuña» de la Wikipedia sea fiable. Tan fiable, que es la información de referencia...



Dedicatoria en un libro que fue de doña Rosario y que hoy se encuentra en la Biblioteca Pública Jovellanos de Gijón68. Noticia sobre el destino de una parte de su biblioteca
Saber cuál es el contenido de una biblioteca, qué autores y qué títulos forman parte de la misma, nos permite conocer un poco mejor a la persona que los fue reuniendo (y leyendo. En este comentario se aportan algunos datos sobre...



Fotografía de Roberto Castrovido publicada en 193125. También era mucho hombre esta mujer, por Roberto Castrovido
a descansado, al fin, la señora doña Rosario de Acuña y Villanueva de larga vida y combatida, trabajosa, aflictiva ancianidad. Puede aplicársele con justicia la frase de D. Nicasio Gallego a otra poetisa española: «Era mucho hombre esta mujer». Era la mujer...