-->

Todos los comentarios




179. A vuelta con sus calles

Placa de la calle Cuando el periodista Roberto Castrovido reclamaba en 1925 que el Ayuntamiento madrileño pusiera el nombre de Rosario de Acuña a una de las calles de la capital, es bastante probable que desconociera que ya la tenía. Lo ignoraban también las autoridades municipales cuando...


178. ¿Qué hacemos con la casa de Rosario de Acuña?

Vista de la casa de Rosario de Acuña desde El Rinconín (archivo del autor)El Ayuntamiento de Gijón adquirió la que fuera casa de Rosario de Acuña en 1988 para convertirla en un albergue juvenil. Finalmente fue la sede de una escuela-taller medioambiental. Hace tiempo que tiene sus puertas cerradas, sin uso conocido...



177. Estreno en el Centro Dramático Nacional

Cartel de la obraEl Centro Dramático Nacional produce una obra que tiene a Rosario de Acuña de protagonista. La autora es Asunción Bernárdez y lleva por título Rosario de Acuña: Ráfagas de huracán...





176. Republicana

Dibujo alegórico del triunfo de la República publicado en 1873Aún habrá que esperar hasta que se pueda constatar que también ha dejado de ser monárquica. Tan solo es cuestión de tiempo, pues en aquella redacción, en aquellas páginas, las ideas republicanas afloran por doquier, no sólo en los escritos de Ramón Chíes y Fernando Lozano, codirectores del semanario librepensador, sino en los de buena parte de sus colaboradores...



175. La sobrina descarriada

Dibujo de Antonio de Acuña Solís publicado en 1882Junto al primo Pedro Manuel, los hermanos Felipe, Antonio y Cristóbal forman un grupo muy bien avenido. Compartían aficiones, inquietudes políticas y proyectos empresariales. Rosario de Acuña, la hija única de Felipe, era la mayor de las sobrinas...




174. Asturias, la tercera opción

El Urriellu desde el mirador del mismo nombre (Archivo del autor)Aunque, según cuenta, desde su niñez soñaba con vivir y morir en Asturias, cuando en los años noventa tomó la decisión de abandonar Madrid no fueron las tierras asturianas las que eligió para...




173. Sinfonía de animales

Fragmento de un grabado publicado en 1876Su amor por los animales era un sentimiento que se alimentaba con la admiración que le producía la atenta observación: en su comportamiento se ponían de manifiesto los principios inexorables de su adorada...



172. De médicos y enfermedades

Reproducción de la pintura titulada ¿Será difteria? de Marcelino Santamaría Sedano (La Ilustración Española y Americana, 30-6-1894)Una historia que dio comienzo el primer día del mes de noviembre de 1850, cuando el doctor Pablo León y Luque la ayudaba a nacer en el domicilio familiar, y termina en el momento en que el doctor Alfredo Pico Díaz certifica su defunción a las seis de la tarde de aquel sábado cinco de mayo del año 1923, hace hoy...



171. Mujeres en lucha

Fotografía de Constantino Suárez (Fototeca del Pueblo de Asturias), portada del libro Mujeres de Gijón (1898-1941)No está de más que hoy, 8 de marzo de 2018, día en el cual millones de mujeres españolas están en huelga, recordemos a estas otras mujeres que en las décadas finales del siglo XIX decidieron emprender una larga lucha para abrir el camino de la victoria a sus descencientes...



170. Aprendió a aprender

Cabecera de una revista de educación editada en los años sesenta del siglo XIXNo tiene sentido elucubrar acerca de la formación que nuestra protagonista hubiera alcanzado de haber seguido el plan de estudios establecido en la Ley de Instrucción Pública de 1857. No sabemos, ciertamente, cómo hubiera sido su educación de no haber sufrido...



169. En una caja de cerillas

Fototipia nº 41 de la serie número 27, dedicada  a «célebres poetisas y grandes escritoras»Fue a principios del siglo XX cuando la Compañía de Cerrillas y Fósforos, arrendataria del monopolio, decidió poner en circulación una nueva serie de fototipias, la número 27, dedicada en esta ocasión a «célebres poetisas y grandes escritoras», que venía a dar continuidad...





168. El amigo de Gustavo Adolfo

Retrato de Gustavo Adolfo Bécquer pintado por su hermano Valeriano en 1854En este apuro recurro una vez más a usted y aun que me duele abusar tanto de su amistad, le ruego que si es posible me envíe tres o cuatro duros para esperar el envío de dinero que aguardamos...





167. ¡Se acabó!

Suances. Ilustración publicada en los años ochenta en la que aparece la torre situada a la entrada de la ría Durante la noche del dos al tres de abril del año 1905 se comete un robo en una finca de la localidad cántabra de Santa Cruz de Bezana. El suceso tiene importancia, pues no solo se han llevado un buen lote de gallos y gallinas, sino también...





166. De una carta manuscrita en la Biblioteca Jovellanos

Fragmento de la carta que Rosario de Acuña envía en 1921 al presidente del Ateneo Obrero de GijónAgradecida por habérsele concedido permiso para leer los libros de la Biblioteca Circulante les adjunta dos presentes: una revista y un retrato suyo. Por lo que respecta a la publicación, de la cual se atreve a asegurar que hay poquísimos ejemplares y que constituye «una verdadera recopilación de escogidas firmas...



165. Jóvenes y... jóvenes

Asamblea de universitarios en Barcelona (Mundo Gráfico, 13-12-1911)Unos salieron airados a las calles de España para protestar contra lo que había escrito, obligándola a partir hacia el exilio para evitar ser encarcelada; otros, calmos y discretos, la animaron a salir de su voluntaria reclusión, reclamándole su estímulo y magisterio. Los primeros eran jóvenes universitarios ataviados...



164. De la presentación de El crimen de la calle de Fuencarral

Invitación al acto de presentación en Gijón de El crimen de la calle de FuencarralDe todos los crímenes cometidos a lo largo de la historia, algunos hay que se instalan en la memoria colectiva y su recuerdo perdura a lo largo del tiempo. Tal es el caso del ocurrido en la madrileña calle de Fuencarral a finales del siglo XIX. Han transcurrido ciento veintinueve años desde entonces y sus ecos...




163. Por la canal del Embudo

Torrecerredo y Peña Vieja en un mapa topográfico del Instituto Geográfico NacionalUn momento. Volvamos a leer: «... quedarnos a pasar la noche en la abrupta cumbre de Torrecerredo» ¿Estaban en la cima del pico Torrecerredo? ¿Rosario de Acuña y Villanueva y sus dos acompañantes habían ascendido a la cima más alta de los Picos de Europa dos o tres años antes que el conde de Saint-Saud? ...



162. Galdós, Acuña y el crimen

Portada de El crimen de la calle de FuencarralEn aquella vivienda del segundo izquierda del número 109 de la calle de Fuencarral sólo había dos mujeres, y una de ellas, doña Luciana, estaba muerta. El juicio fue seguido con apasionamiento por la opinión pública y por los publicistas de la época (Pérez Galdós y Rosario Acuña, entre ellos). La posterior sentencia no terminó con la polémica, que ha continuado hasta nuestros días...



161. Découvrez la France

Dibujo de la torre Eiffel publicado en La Ilustración Española y Americana en 1886Cuando en los primeros días del mes de diciembre del año 1911 la Guardia Civil se presenta en su casa gijonesa, se encontró con la finca desierta. La prensa dice que, probablemente, salió en dirección a Francia. Ciertamente, había motivos para pensar que su destino bien podría haber sido el territorio francés...



160. Convertida en crítica literaria (y de otras artes)

Boceto de La invasión de los bárbaros que se conserva en el museo Ulpiano GarcíaAunque en ocasiones presume de ser mujer hacendosa, sus ocupaciones habituales trascienden el ámbito doméstico. Sabemos de su amor por la naturaleza y de su afición por la montaña, conocemos su actividad como avicultora, tenemos noticias de sus viajes a caballo...


159. En la Biblioteca Nacional

Imagen del espacio dedicado a Rosario de Acuña en el portal Escritores de la BNEl pasado mes de marzo la Biblioteca Nacional abrió un nuevo portal dedicado a los autores cuyas obras están digitalizadas y accesibles en la Biblioteca Digital Hispánica. El espacio dedicado a Rosario de Acuña ofrece...



158. ¿Quién fue Rosario de Acuña? (Nuevo libro)

Portada del libro ¿Quién fue Rosario de Acuña?Recientemente se ha publicado ¿Quién fue Rosario de Acuña?, el último libro que he escrito sobre nuestra ilustre librepensadora, una versión más «biográfica» y actualizada que alberga la pretensión de satisfacer tanto a quienes hayan leído mis anteriores libros a ella dedicados, como a cuantos se acerquen por primera vez a la figura de nuestra protagonista...




157. «Colofón», por Julio Noguera

Fragmento del texto incluido en el libro Rosario de Acuña en la escuelaHacer un libro para niños espigando en la gran obra literaria, social y educadora de doña Rosario de Acuña es fácil. Cien libros pudieran hacerse y todos ellos interesantes. Porque eso fue aquella ilustra dama, una educadora, una verdadera maestra...



156. Acerca de un supuesto título de condesa

Portada del libro Historia genealógica y heráldica, de Fernández de Bethencourt
En el presente comentario quiero analizar otra de las afirmaciones que con más insistencia se ha venido realizando acerca de nuestra protagonista: su condición de condesa. La fuente originaria de tales afirmaciones parece que se encuentra en la obra Rosario de Acuña en la escuela, que vio la luz en el año 1933 por iniciativa...



155. Querida Julia

Grabado de Julia de Asensi publicado en su libro de cuentos Brisas de primavera (1897)
Así, con esa fórmula de cortesía y afecto, solían empezar los artículos que nuestra protagonista envía a Julia de Asensi y que son publicados en La Mesa Revuelta, revista que dirige el hermano de la destinataria, Tomás. El primer número de la publicación aparece...




154. Alpargatas para todos

Gijón, Campo Valdés con la iglesia de San Lorenso al fondo, fotografía publicada en 1930A poco que el tiempo acompañara, allí se congregaban, en aquella explanada situada ante la iglesia. Los podía ver desde su nueva casa, aquella que se había hecho construir sobre un acantilado, en El Cervigón, al otro lado de la bahía. Estaban en la escuela. Al aire libre. Frente al mar...


153. La iniciación de Salvador Sellés

Fotografía de Salvador Sellés publicada en 1928
Aquella poesía publicada en el mes de mayo del año ochenta y cinco fue su carta de presentación, su iniciación en Las Dominicales. Sus directores no lo conocían, pero su firma llevaba años apareciendo en diversas publicaciones espiritistas, en ocasiones...



152. El Evangelista

Fragmento de una litografía del año 1910Gracias a la investigación de Daniel Palacio ahora sabemos que lo que nos había contado Rosario de Acuña en la «Dedicatoria» de El padre Juan no era una ensoñación novelesca. Que en el año 1890 –quizás en 1889– ascendió al pico El Evangelista o Pica del Jierro situada...



151. De armas tomar

Fragmento de una litografía del año 1910Dejó el campo y se fue joven a Madrid. Apenas tenía quince años cuando llegó a la capital para estudiar: fueron tres cursos en un colegio preparatorio para lograr en 1846 el grado de bachiller en Filosofía, título que le abre las puertas de la Facultad de Jurisprudencia. Quince años...


150. Una viejecita muy aseñorada

Fotografía de Roberto Castrovido publicada en 1931
Doña Rosario fue halagada al nacer para el arte con su drama en verso Rienzi el tribuno. Era bella, era rica, se apellidaba Acuña. Gozó del aura literaria y sufrió la nube de incienso de la adulación. Tiene –decían algunos de sus panegiristas– ideas atrevidas; pero ya se le pasará. Y no se le pasó. De vieja fue todavía más...


149. Caricatura

Caricatura de Rosario de Acuña publicada en 1885
Durante bastante tiempo su nombre estuvo unido a aquella imagen de la blusa negra, del pañuelo blanco ceñido al cuello por obra y gracia de un prendedor floreado, de la mirada un tanto perdida en algún ignorado lugar a la izquierda del espectador, del cuidadoso peinado que había conseguido poner en orden sus ensortijados cabellos...


148. Poeta de calendario 

Portada del Alamanaque para 1908, Madrid: Regino Velasco Impresor
Estaba decidida. ¡Se acabó! Ninguna duda al respecto. Si alguna vez se había encontrado a las puertas del Parnaso nacional, desde ese mismo momento renunciaba a intentar dar ese paso definitivo que podría conducirla a los pies de la gloria.Abandonaba cualquier afán por conseguirla. Finales de 1884...




147. Un patronato para el colegio 

Alcalá Zamora con una niña durante la inauguración del grupo escolarEn el año 1995 uno de los institutos de Gijón pasó a denominarse oficialmente «Instituto Rosario de Acuña». Casi nadie sabía entonces quién era ella. Sesenta y dos años antes otro centro escolar había recibido ese mismo nombre. Estaba situado en Madrid, en la calle España...




146. Sus amigos de Cantabria

Edificio del Ayuntamiento de Santander en 1907, el año de su inauguraciónEn Cantabria pasó algo más de una década, primero en Cueto y más tarde en Bezana. Allí puso en marcha una afamada granja avícola; allí se convirtió en viuda del comandante Rafael de Laiglesia; allí dejó enterrada a su madre. Llegó cuando al siglo XIX apenas le quedaban años y se fue...


145. Un admirador en la otra orilla 

San Francisco en meditación, de Francisco de Zurbarán
En una orilla –la que por su origen y educación para ella estaba reservada– ha dejado a buena parte de sus amigos y familiares. En la de enfrente –por ella elegida tras largas y profundas meditaciones– vitorean el nombre de la recién llegada. Alguno hubo que, cautivado...



144. El error de José Martí 

José Martí (dibujo publicado en El Imparcial en 1895)

José Martí le canta para que vuelva a su patria ¿Supo Doña Rosario que la invitó a volverse a Cuba el poeta Martí? ¿Recordó perseguida, vejada, desterrada, amenazada de prisión, procesada, escarnecida, apedreada, abandonada a la miseria, el dulce llamamiento...



143. El Cervigón: parada y fonda 

Bodegón con manzanas de Juan de Zurbarán (hacia 1640)Aunque la leyenda (negra; negra jesuítica, diría la interesada), pintaba aquella casa con lúgubres colores, lo cierto es que el hogar de doña Rosario tenía las puertas siempre abiertas. Claro es que no para todos. Faltaría más...



142. La víbora de Asnieres 

Fotografía de Bonafoux publicada en 1931

Así era conocido Luis Bonafoux, por lo afilado y mortífero de su pluma y también por la localidad cercana a París donde residió durante un tiempo, cuando era corresponsal del diario Heraldo de Madrid. Dos características...



141. «Rosario Acuña. En muerte como en vida», por Roberto Castrovido 

Fragmento del artículo publicado en El Pueblo
Valía mucho aquella mujer por el temple de su voluntad, por lo mucho de ejemplaridad, por el arte de poetisa, de autora, de periodista y por sus virtudes de mujer. Era buena, era abnegada era...





No hay comentarios:

Publicar un comentario