viernes, 25 de diciembre de 2015

71. De curas y beatas


Algunos se sorprenden cuando afirmo que Rosario de Acuña fue una persona de hondas creencias religiosas. Y no es de extrañar que tal cosa suceda: se hacen eco de sonoras etiquetas que, sin sitio para los matices, han terminado prendiendo en algún lugar nebuloso del acervo colectivo donde parece que no está muy claro que siendo anticlerical se pueda ser hondamente creyente. Y si esto sucede ahora, qué no pasaría en aquella España del Concordato, cuando la prelatura contaba con tantos acólitos, misarios y rapavelas que pocos había que pudieran sustraerse al control de los más próximos. Si quien leyera El Motín, Las Dominicales corría el riesgo de ser fulminantemente excomulgado ¿cómo no habría de ser llamada atea quien habitualmente colaboraba en ambos periódicos? Habida cuenta de la maldad que se escondía en aquellas y otras páginas similares, ¿iba alguien a leer algunos de sus escritos por más que en ellos se rindiera homenaje al Creador de la esplendorosa Naturaleza?

Caricatura publicada en El Motín, 1-4-1888

Sí; la religiosidad de Rosario de Acuña es tan palpable como su anticlericalismo. Para obtener una muestra de la primera basta leer Desde la cumbre (⇑), Sobre la hoja de un árbol (⇑), La verdad inmanente de las religiones positivas (⇑), o Nuestro ateísmo (⇑); para conocer las razones del segundo, nada mejor que adentrarse con curiosidad en los textos de su serie de artículos Ateos (⇑) o leer A dos beatas gijonesas (⇑) y el soneto «La beata», que se reproduce a continaución:

Por dentro sin piedad, como la hiena;
ni un destello de amor su pecho tiene;
por fuera, ¡con qué maña se previene!
para lograr la estimación ajena.

Miel derraman sus labios mientras llena
de odio y de envidia pérfida, se aviene
a toda acción villana, si conviene
con las horas del triduo o la novena.

Donde quiera que exista, hiere o mata;
la ignorancia en su mente forma nido;
lleva siempre los vicios de rebata,

y el corazón por la soberbia henchido.
¡Dios! ¿Qué Dios, es el Dios de la beata.
Pan rezado y nombrado y tan… vendido?

            La Dinamita Béjar, 19-7-1903


Nota. Este comentario fue publicado originariamente en blog.educastur.es/rosariodeacunayvillanueva el 6-8-2010.



También te pueden interesar


ragmento de la carta que Rosario de Acuña envía en 1921 al presidente del Ateneo Obrero de Gijón166. De una carta manuscrita en la Biblioteca Jovellanos
Agradecida por habérsele concedido permiso para leer los libros de la Biblioteca Circulante les adjunta dos presentes: una revista y un retrato suyo. Por lo que respecta a la publicación, de la cual se atreve a asegurar que hay poquísimos ejemplares...



Edificio del Ayuntamiento de Santander en 1907, el año de su inauguración146. Sus amigos de Cantabria
En Cantabria pasó algo más de una década, primero en Cueto y más tarde en Bezana. Allí puso en marcha una afamada granja avícola; allí se convirtió en viuda del comandante Rafael de Laiglesia; allí dejó enterrada a su madre. Llegó cuando...



Vista de la iglesia de la Virgen del Pilar tomada desde el Ebro (La Ilustración Española y Americana, 15-10-1880)114. Ostracismo zaragozano
Poco después de su boda, Rosario de Acuña se traslada a Zaragoza, ciudad a la cual es destinado su marido. Aquel traslado debió de suponer un cambio muy brusco en su vida: sabe que se halla al comienzo de un largo camino...



Ilustración publicada en el semanario El Motín (9-3-1890) con el siguiente pie: «Lo que ha de unir a España y Portugal»59. La gran nación latina
La Federación Ibérica abría la puerta a una utopía, podría ser el primer peldaño de la escalera que conduce a la unión última del género humano, a esa quimérica fraternidad universal que aflora...





Busto de Rosario de Acuña, del escultor José María Palma23. Un busto para el colegio Rosario de Acuña
Aunque tras su fallecimiento no faltaran quienes se dedican a enaltecer su memoria, no será hasta la proclamación de la Segunda República cuando empiecen a surgir voces reivindicando la figura de Rosario de Acuña y Villanueva como ejemplo de mujer comprometida...