miércoles, 10 de mayo de 2017

159. En la Biblioteca Nacional


Bien. Esto marcha. Primero fue su inclusión en el Proyecto Ensayo Hispánico (⇑), iniciativa puesta en marcha en 1997 por José Luis Gómez Martínez, profesor emérito de Ensayo Hispánico en el Departamento de Lenguas Románicas en la Universidad de Georgia, con el objetivo de difundir la cultura hispánica. Desde 2010 comparte espacio con destacados pensadores de la talla de Ortega y Gasset, Octavio Paz, José Martí, Simón Bolivar o Emilio Castelar. Tres años después, en febrero de 2013, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (⇑) inauguró un portal a ella dedicado, ocupando desde entonces con otras significadas escritoras  del diecinueve como Concepción Arenal, Fernán Caballero, Rosalía de Castro, Emilia Pardo Bazán o Gertrudis Gómez de Avellaneda. Ahora le toca el turno a la Biblioteca Nacional.

Página dedicada a Rosario de Acuña en el portal Escritores en la BNE

El pasado mes de marzo la Biblioteca Nacional abrió un nuevo portal  dedicado a los autores cuyas obras están digitalizadas y accesibles en la Biblioteca Digital Hispánica. Tal y como señalan los responsables de la biblioteca en la introducción que presenta el proyecto Escritores en la BNE «La finalidad última es facilitar el acceso y dar visibilidad a una parte de las obras digitalizadas que ofrece la Biblioteca.»

En una primera etapa el portal incorpora la semblanza de cuarenta y dos escritores, así como una primera agrupación o temática (a la que seguirán otras) que recoge a los escritores fallecidos en 1936, entre los que se encuentran Federico García Lorca, Ramón del Valle-Inclán, Ramiro de Maeztu, Pedro Muñoz Seca y Miguel de Unamuno. Otros escritores incluidos en el portal son Ramiro Ledesma, Blas Infante, Torres Quevedo, Ciges Aparicio, Emilio Cotarelo, José Antonio Primo de Rivera, Miguel Ramos Carrión, Honorio Maura, Ramón Acín o Fernando Mora.

El espacio dedicado a Rosario de Acuña (⇑) ofrece una reseña biográfica –breve pero ajustada a los datos conocidos–,  un apartado donde figuran otros recursos donde poder ampliar la información y los enlaces a sus obras digitalizadas por la Biblioteca Nacional: Rienzi el tribuno (1876), Amor a la patria (1877), La siesta (1882), Sentir y pensar (1884), La casa de muñecas (1888), Un certamen de insectos (1888), El padre Juan (1891). La relación se completa con el manuscrito de Amor a la patria (⇑), drama trágico en un acto y en verso que fue estrenado en Zaragoza en 1877, el único, por cierto, que presentó firmado con seudónimo. 

Fragmento de Amor a la patria, manuscrito que se conserva en la Biblioteca Nacional

Con esta iniciativa no sólo se da un paso más en el proceso de recuperación de la figura de Rosario de Acuña Villanueva, sino que se facilita el acceso a un nuevo manuscrito, que se une a otros ya conocidos, como Tribunales de venganza, que se encuentra en la Biblioteca Histórica Municipal de Madrid, su testamento ológrafo o una carta a Aquilina Rodríguez Arbesú (⇑).

 Bien. Ciertamente parece que esto marcha.




También te pueden interesar


Vista de la casa de Rosario de Acuña desde El Rinconín (archivo del autor)178. ¿Qué hacemos con la casa de Rosario de Acuña?
El Ayuntamiento de Gijón adquirió la que fuera casa de Rosario de Acuña en 1988 para convertirla en un albergue juvenil. Finalmente fue la sede de una escuela-taller medioambiental. Hace tiempo que tiene sus puertas cerradas, sin uso conocido...



Portada del Alamanaque para 1908, Madrid: Regino Velasco Impresor (archivo del autor)148. Poeta de calendario
Estaba decidida. ¡Se acabó! Ninguna duda al respecto. Si alguna vez se había encontrado a las puertas del Parnaso nacional, desde ese mismo momento renunciaba a intentar dar ese paso definitivo que podría conducirla a los pies de la gloria. Abandonaba cualquier afán por conseguirla. Finales de 1884...




Copista. Grabado medieval105. ¡Maldita neblina!
Aquellas minúsculas gotas empaparon los viejos papeles en los cuales algunos dieron cuenta de su cuna, de su infancia, de sus correrías, de sus éxitos, de sus luchas... Pero ¡estaban allí! En los empolvados anaqueles...



Fragmento del artículo publicado en El Motín80. «A la memoria de la gran pensadora Rosario de Acuña», por Amalia Carvia
«Hasta sus últimos años, la pluma férrea de la escritora de alma inquebrantable ha fustigado sin parar las mentiras e hipocresías que inficionan el ambiente patrio, asombrándonos ...



Álbum de la Mujer, portada13. Una bella poeta de rubios cabellos y azules ojos
Parece ser que Rosario de Acuña comenzó a utilizar los versos para expresar sus emociones siendo aún muy jovencita. Tan prematura debió de ser en esto de la rima que a la edad de veinticinco años nos dice que ya llevaba dieciocho años haciendo versos...